Buscar este blog

viernes, 31 de octubre de 2014

MI AMOR EL WACHIMÁN 3: CONCLUSIÓN IRREGULAR DE UNA SERIE QUE PUDO EMITIRSE COMPLETA

Concluye la tercera temporada de "Mi amor, el Wachimán 3" una historia que merecería emitirse completa y así evitar ciertos vacios dentro del guión que cautivó por la efectividad de ciertas escenas, débilmente enfocadas, pero siempre atractivas.

Lima, 31 Octubre 2014, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Concluye la tercera temporada de Mi Amor, el Wachimán 3, una producción de Michelle Alexander y Del Barrio Producciones para América Televisión.

"Mi amor, el Wachimán 3" es la continuación de la serie peruana cuya primera temporada fue estrenada en octubre del 2012, mientras la segunda es presentada al año siguiente (Octubre del 2013). La historia cuenta, casi, con el mismo elenco de su trama inicial siendo protagonizada por María Grazia Gamarra y Christian Domínguez, con las participaciones de Nikko Ponce, Camila Zavala y la participación antagónica de André Silva. En esta temporada se incorporan los actores Irma Maury, Katerina D`onofrio, Joaquín de Orbegoso, Erika Villalobos, Rodrigo Sánchez Patiño, Carolina Cano y Carlos Reynafarje.

LA HISTORIA

Luego de su casamiento, una explosión en el automóvil que viajaba la novia ensombrece la vida de los protagonistas de esta historia de amor. Catalina Yrigoyen, (María Grazia Gamarra) es secuestrada por El Duque, (André Silva), Aurelio Gargurevich (Yako Eskenasi) y Mabel, (Karla Medina) quienes planean vengarse de la pareja.

Recordemos que tras la muerte de Eva (Stephanie Orué), el Duque también se dispara, pero los médicos aseguran que está vivo y lo llevan al hospital. Mabel lo acompaña en todo momento y los doctores hacen todo lo posible para que vuelva a la vida. Con una inyección y una fuerte descarga el Duque reacciona gracias a los tratamientos de la doctora Rebeca Químper (Erika Villalobos). Entonces, la hermana del Duque le pide a Rebeca que lo declare muerto a cambio de una buena cantidad de dinero. La doctora acepta y le dice a uno de sus colegas que busque un cuerpo que nadie haya reclamado con el peso y medida de Daniel Córdova, nombre real del Duque.

Gracias a ello, el despiadado delincuente despierta con sed de venganza secuestrando a Catalina y haciendo creer a todos que ella ha fallecido durante la explosión cuando, en realidad, se encuentra encerrada a manos de estos desalmados.

Pese a sus intentos por escapar, Catalina es retenida y mantenida prisionera, mientras Salvador (Christian Domínguez), no puedo sobreponerse ni volver a ser el mismo pensando en la muerte de su amada esposa.

El Duque constantemente torturará psicológicamente a Catalina diciéndole que Salvador está muerto y que ha matado a sus padres, pero ella intentará mantenerse fuerte para reencontrarse con él.

CONCLUSIÓN APRESURADA

Uno observa "Mi amor, el Wachimán 3" y la ve tan apresurada en su contenido que se arriesga en pensar que la trama solamente estaba concebida para llenar un espacio, aprovechar la antena caliente y generar más dividendos como es la explotación de los productos publicitados dentro de un guión que intentó explotar los viejos trucos del género en forma irregular y poco atractiva.

En esta tercera temporada observamos que los capítulos son pocos, pero los errores son los mismos. Las actuaciones juveniles, muy irregulares en su mayoría, una pareja protagónica excesivamente irreal y unos coprotagonicos acentuando ese bobería estúpida que no tiene como acabar y termina en el enredo y la conclusión bufonesca e idiotizante.

Sin duda Michelle Alexander ha comprendido que no puede continuar con aquellos estereotipos iniciales planteados en sus primeras miniseries. Ya el tiempo pasó y no puede mostrar lo mismo de siempre porque sencillamente la trama y los “personajes ensalzados” se agotaron. Quizá, por eso ha anunciado que se viene la realización de “su primera telenovela”.

Si ello fuera cierto, la historia de su Wachimán sería el trampolín para una posible telenovela rosa. Tal vez, por eso, dentro de las tres temporadas emitidas de esta serie incidió en delinear bien el perfil de los protagonistas (fingiendo un romance irregular) y mostrando unos villanos con una violencia desmedida pero débilmente enfocada.

LOS PERSONAJES

Nos encontramos con un Salvador y una Catalina con una mejor expresión romántica al inicio de su primera temporada, más o menos mostrada en su segunda, pero en esta tercera parte se vuelve vacía, nula, carente de toda sensiblería expresiva que se refleje en pantalla. La pareja no pasaba de diálogos amorosos, pero nada más. Para colmo, la escena de alcoba que rompiera los moldes y graficara esa ansias de amor entre una pareja con esas características, fue de lo más simplista y poco expresiva.

Mientras la segunda pareja en importancia, los inaguantables, Jimena y Tristán (Nikko Ponce y Camila Zavala) terminaron con una historia tan irrisoria y carente de todo sentido lógico donde abundaron las más idiotizantes expresiones de una pareja que intenta ser “cool” y termina aburriendo al espectador con una trama para el olvido donde los encargados de hacerles la vida imposible, Noell, la dueña del bar "Los Previos" (Carolina Cano en deprimente papel) y el profesor de yoga (Joaquín de Orbegoso) parecen competir, todos, en quien dice más sandeces. Ponce piensa que es uno de esos guerreros de “Esto es Guerra” y no un Wachimán enamorado. Por gracia del guión se para sacando la camiseta para que las féminas adolescentes se peguen al televisor por ver su cuerpo fornido, pero ¿el talento actoral?, bien gracias

Finalmente los personajes secundarios en nada contribuyeron al mejor desarrollo de la trama, salvo en llenar las partes que faltaban al guión. La historia de Delicia Tirado (Irma Maury) liderando el negocio de vigilantes y enamorada del "Doctorcito" mujeriego (Paco Varela mal escogido para ese rol debido a que no tiene el perfil para ser pareja de Maury), es totalmente prescindible; al igual que la participación de Nirvana (Silvia Bardales). Incluso la familia de Salvador tiene escasa participación protagónica. Ni que decir, del trio sentimental compuesto por Belén (Evelyn Azabache), Apolinario (Emanuel Soriano) y Perla (Josetty Hurtado), quienes no generan el interés deseado debido a su escaso argumento.

ACCIÓN EFECTISTA

Eso sí, la historia se vuelve atractiva e intensa, desde el arranque, por la inclusión de esa galería de villanos reunidos para acabar con la pareja. Unos más que otros, cumplen con su rol y constituye un acierto de Alexander porque, al incluirlos a todos explota uno de los puntos claves del género, el efectivo desarrollo de la acción a cargo de estos malévolos sujetos que dejaran a su paso, se suponía, una violencia desmedida, además de lágrimas y sufrimiento para la pareja que no podrán ser felices.

Sin embargo, la productora no sale airosa de este ritmo efectista que ofrece el guión. Primero, porque la historia acierta al juntar a todos estos delincuentes ávidos de venganza, pero los elimina tan rápidamente que uno se queda con las ganas de verlos en plena acción haciendo de las suyas. Segundo, la historia está preconcebida para darle el protagonismo al Duque que es el llamado a brillar, pero se queda en el intento por la ausencia de una buena dirección de actores que establezca las pautas a seguir y planificar aquellos detalles, como expresión, dicción y postura, tan importantes para que una escena resulte atractiva al espectador. No basta con fruncir el rostro ni mirar seriamente la cámara. El actor, aparte de un buen guión, debe ser bien orientado por sus directores.

Lástima que rápidamente desaparezca Agustín (Paul Martin) y Mabel en escenas pobremente retratadas. Ni que decir el final de Aurelio en nada comparado con el final del padre del Duque realizado durante la segunda temporada. Esa escena, por lo menos originó interés, cosa contraria sucede aquí. Por otro lado, la aparición de la madre del Duque (Elsa Olivero) carece de esa tensión y fuerza interpretativa que refleje la lucha del villano por anteponer sus sentimientos maternos con tal de cumplir su sed de venganza. Ni que decir de “la escena cumbre” en el hospital donde más destaca el poco talento actoral que tiene Dominguez.

Alexander y su equipo parecen haber repasado muchas telenovelas. Su estilo es claro, desde el inicio, mantener el efectivismo al máximo, consolidar al Duque como un villano “para el recuerdo” y mostrar el romance de Catalina y Salvador como la historia que perduró a pesar de los obstáculos. Ello, tantas veces mostrado por las grandes cadenas internacionales, pero aquí todo pasa en forma tan irregular como predecible.

ACIERTOS DE ALEXANDER

A pesar de todo, si bien no fue del todo positivo, los tintes efectistas y de acción han constituido un buen recurso de Alexander que sólo podrá ser perfeccionado si es que existe continuidad con este tipo de guiones. Además la productora ha descubierto a María Grazia Gamarra, ha dado la oportunidad a Korina Rivadeneira quien fue la mejor rival para Gamarra durante la segunda temporada de la serie. Ofreció un papel a Anahí de Cárdenas, aportando lo suyo como vampiresa de esta historia y tuvo a una femme fatale como Laly Goyzueta quien fue la mejor actriz de esta tercera etapa. Lástima que el final de su personaje, llena de acción, se quedara en el intento por la falta de mayor creatividad en los diálogos y en las escenas mostradas.

Sin duda, Alexander ha podido encontrar a bellas actrices que no desentonaron. Es cierto a muchas les falta experiencia y mejor preparación pero tienen el carisma y el talento para saber llevar un papel con eficiencia. Ellas junto a una Pierina Carcelén, voceada para ser la protagonista de la primera telenovela que planea realizar Michelle Alexander en el 2015 pueden ser las alternativas para que nuestras producciones tengan actrices que no solamente sean caras bonitas.

En cuanto a los galanes estos aún son escasos. Ni Christian Domínguez y menos Nikko Ponce o Yako Eskenasi son los actores para llevar adelante una producción de este tipo. Alexander nos presenta aquellos galanes fornidos de bíceps prominentes que aparecieron “descubiertos” por cadenas internacionales en los ochenta. Estos jovencitos decían tener talento, pero solo para mostrar el cuerpo y no actuar. Cómo se lee, a ello nos referimos, líneas arriba, cuando señalamos que la productora pone en marcha viejas fórmulas ya expuestas con éxito en el extranjero. Todavía recordamos esas fórmulas, tan criticadas por ciertos cronistas elitistas, mientras aquí en Perú, nuestros productores soñaban con intentar copiar la fórmula brasileña sin éxito. Solamente acertaban cuando presentaban aquellas comedias caseras con tintes jocosos y costumbristas, émulos de los clásicos programas cómicos que se mantuvieron en los primeros lugares de sintonía, en nuestro país, allá por los setenta y ochenta.

"Mi amor, el Wachimán 3" intenta ser intensa pero sucumbe, presenta un romance, que se supone, de antología, pero es débil en su contexto, intenta mostrar a un villano sanguinario quien “llora sangre en lugar de lágrimas” pero se queda en el intento. la continuación  de esta historia, en verdad prometía. Incluso la resurección del Duque resultaba atractiva gracias a la efectividad con que los libretistas enfocaron la trama.

En resumen, Michelle Alexander necesita buenos colaboradores que comprendan que las historias rosas son efectivas cuando se muestran con talento y creatividad, no basta que los protagonistas se digan diálogos románticos, hay que saber mostrarlo en pantalla con eficiencia. Además una producción de este tipo no tiene por qué contar con música local estridente. Nadie niega que el reggaetón, perreo o algún ritmo tropical, son lo que más gusta a las mayorías, pero hay que saber cómo balancear estos ritmos en estas producciones que no tienen que ser eminentemente localistas.

Felizmente, la productora no nos endilgó tanta publicidad dentro de su historia. Aunque igual constituyó un abuso y hasta poco inteligente resultó el mostrar el torso desnudo de Josetty Hurtado para promocionar una terma eléctrica o presentar al novel Wachimán, "Guille" (Carlos Reynafarje) como el flamante ganador de un auto cero kilómetros. Para el olvido.

"Mi amor, el Wachimán 3" fue más corta en capítulos y la más floja de todas. Con todo, esperamos mejores propuestas de Michelle Alexander. Por el bien de nuestras producciones, esperemos que el próximo proyecto, su primera telenovela, logre cristalizarse y constituya más atractiva que esta historia que, por lo mostrado, mereció ser presentada en forma completa y no como una serie que lo único que dejó son escenas irregularmente enfocadas, exceso de publicidad dentro de la trama y escaso talento juvenil que todavía debe prepararse mejor, salvo escasas excepciones.


(*) El Informante Perú
rmanrique@elinformanteperu.com

lunes, 20 de octubre de 2014

LA GATA: MODERNA VERSIÓN DE UN CLÁSICO DE SIEMPRE

Culminó en México, "La Gata". A pesar de algunos cuestionamientos la historia resultó atractiva y se deja ver. Pronto el público peruano podrá ver esta producción a través de América Televisión que ya la anuncia para el mes de noviembre.

Lima, 20 Octubre 2014, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Culminó en México "La Gata" una telenovela producida por Nathalie Lartilleux para Televisa. La historia es una adaptación de la telenovela original venezolana de 1968 creada por Inés Rodena, inicialmente como radionovela en Cuba. Posteriormente fue llevada a México a inicios de los setenta y convertida en suceso internacional.

La historia ha sido adaptada en varias oportunidades. Además han existido nuevas versiones, en su mayoría, con éxito total. Es que la historia de la niña desharrapada que se enamora de su príncipe azul puede ser objeto de muchas críticas, pero siempre son bien recibidas por el público.

Esta nueva versión está protagonizada por Maite Perroni y Daniel Arenas con las participaciones antagónicas de Laura Zapata, Juan Verduzco y Mónika Sánchez, y con las actuaciones estelares de Leticia Perdigón, Erika Buenfil y Manuel Ojeda.

LA HISTORIA

Esmeralda a quien todos conocen como "La Gata" (aceptable Maite Perroni), es una niña de 12 años, que vive en un barrio pobre y en condiciones miserables. Desde niña es amiga de Pablo (Daniel Arenas), un niño de 15 años, millonario, que la defiende de las burlas y ataques de otros niños. Pablo siente compasión por Esmeralda, le molesta que doña Rita, (Pilar Pellicer), una vieja explotadora, que ha criado a Esmeralda y a Centavito, (Pierre Louis), la mande a vender o a pedir limosna para poder comer. Doña Rita explota a estos muchachos, sólo cuida y atiende como a una reina a su nieta Inés, (muy bien Alejandra Robles Gil), hija de su hijo "Tilico" (Benjamín Rivero) que cumple una condena de muchos años en la cárcel.

Esmeralda crece como un animalito salvaje, pero tiene la dulzura y encanto que la hacen única. Así ha sobrevivido a los golpes de la vida. Cuando Pablo se entera que Esmeralda no sabe leer ni escribir, se da a la tarea de enseñarle, pero a escondidas de Lorenza, (impecable Laura Zapata), su madre, quien desprecia a Esmeralda, porque ella quiere que su hijo Pablo se case con Mónica (Paloma Ruiz de Alda), una niña que ha crecido como su sobrina. Mónica es la única niña, a quien Lorenza considera que es merecedora de Pablo.

Pasan los años y a Pablo le cuesta trabajo aceptar que ama a Esmeralda, pero cuando lo hace decide incluso enfrentar a sus padres, quienes se oponen a esta unión y harán cualquier cosa por separarlos. Damián, (Ianis Guerrero), abogado y amigo de Esmeralda, decide enfrentar a Agustín Martínez-Negrete (impecable Juan Verduzco), para defender los derechos de su amiga; en respuesta, Agustín lo manda a la cárcel; ahí, Damián se hace amigo de "El Silencio" (como siempre destacado Manuel Ojeda), quien resulta ser el padre verdadero de Esmeralda.

"El Silencioso" prepara su venganza en contra de Agustín, pues por su culpa paga una injusta condena en la cárcel. Cuando sale de prisión, "El Silencio" protege a Esmeralda y hace de ella una dama de sociedad, pero decide no revelarle que es su padre, hasta limpiar su nombre. Cuando parece que nada impide que Esmeralda se una al hombre que ama, Pablo la repudia pues piensa que tiene una relación con "El Silencioso", sin embargo, el amor sabrá sacar a flote la verdad y vencer cualquier obstáculo.

REPASO POR LA HISTORIA

Sin duda, "La Gata" es una telenovela a la que se necesita rendirle tributo. Me refiero, al original mexicano de los años setenta que antiguas generaciones recuerdan con cariño por la magistral actuación de sus protagonistas, la inmortal María Rivas y Juan Ferrara; además de la gran Emma Roldán. La primera versión mexicana resulta insuperable, incluso mejor que la versión venezolana, por su trama, novedosa, para la época, además de contar con un grupo de actores con experiencia en el cine y en el teatro, al que este tipo de formatos (la telenovela) resultaba más fácil de interpretar. Fue tal el éxito de esta historia en México que el adjetivo "gata" se convirtió, a partir de entonces, en sinónimo de pobretona, zarrapastrosa o simplemente naca, como se acostumbra a hablar en México a una mujer pobre.

El paso de los años han convertido a esta telenovela en la más adaptada de toda la historia de la televisión latinoamericana. Incluso hasta se piensa que es una nueva versión de "Rosa Salvaje", Los ricos también lloran" o "María la del barrio". Nada más lejano a la realidad. Por ejemplo, en Perú, América Televisión anuncia el estreno de esta telenovela para el mes de noviembre y la promociona como "nueva versión de Rosa Salvaje".

En realidad han existido dos versiones cercanas a la original. La primera, en Venezuela, "Cara Sucia" protagonizada por Sonya Smith y Guillermo Dávila es la que más se acerca a la original versión venezolana de 1968. Pero la más exitosa, en dicho país, resultó "Rubí rebelde" producida por RCTV en 1988 y protagonizada por Mariela Alcalá y Jaime Araque.

Mientras en México "La Fiera" producida por Valentín Pimstein para Televisa en 1983 y protagonizada por Victoria Ruffo y Guillermo Capetillo, fue la que más se acercaba a la inmortal versión protagonizada por María Rivas. Sin embargo, esta nueva versión interpretada por Maite Perroni constituye la primera adaptación, casi fiel, a la original. Aunque, de ninguna manera, tiene que ver con las historias protagonizadas por Thalía o Verónica Castro. Qué sean adaptaciones de esta trama, no quiere decir que tengan que ver con esta clásica historia.

TELENOVELA MODERNA

Uno observa esta versión de "La Gata" y rememora aquella pantalla cuadrada de un televisor a tubos donde María Rivas daba clases de actuación en cada capítulo. Ella era mayor que su protagonista, pero eso poco importaba. Además tuvo dos papeles como madre e hija y en las dos destacó. Su amor por Pablo (Juan Ferrara, igual de notable) traspasaba aquella pantalla con imágenes del glorioso blanco y negro donde escaseaban los besos y mucho menos las escenas de alcoba.

Y ¿Por qué el recuerdo? Es que, sencillamente, uno puede cerrar y abrir los ojos y se encontrará, al ver esta versión, con una historia casi fiel al original mexicano, pero con un trabajo técnico de primera, tomas impecables (las locaciones del basurero, sensacionales), una dirección de escena sumamente detallista y un reparto que no desentona en lo absoluto. Todos realizando una telenovela vista hasta el hartazgo, donde todos, ya sabemos qué final tendrá la trama, cuáles son los problemas por los que pasará la protagonista, pero igual estamos pendiente de cada uno de sus capítulos. Esto, porque la producción ha logrado mostrar un trabajo eficiente con algo, importante de resaltar, las innovaciones dentro del guión, mostrando una historia no narrativa sino casi interpretativa.

Ya Nathalie Lartilleux había hecho algo parecido en "Corazón indomable", (Televisa-2013), especialmente en su capítulo final. Por eso, al observar los capítulos de esta telenovela pensábamos que iba suceder algo parecido con el final de esta historia. Debido a ello, hemos esperado a que culmine esta producción para realizar un análisis más profundo sobre este punto, que cierto sector de televidentes no ve con agrado.

El guión de María Antonieta Calú Gutiérrez y la edición literaria de Dolores Ortega elimina las escenas predecibles y va directo a la proyección de la toma cumbre donde se detalla la concepción del problema o el diálogo o relato que desean mostrar. Por ejemplo, Pablo luce desmemoriado y se encuentra con el Silencioso, el guión no señala como lo encontró. En realidad, poco importa ello, porque nos ahorramos el saber cómo constituyó dicha búsqueda que pudo tratarse a través de un detective que haya contratado el padre de Esmeralda o de una mera casualidad, es mejor ir directo a la trama. El Silencioso encuentra a Pablo en el parque donde pintaba sus cuadros. Otro ejemplo, Mónica tiene un amigo que queda prendado de la belleza de Esmeralda y desea conocerla, nunca se sabe que fue lo que sucedió. Se presume lo que pasó, pero no se grafica la escena. Es el público quien debe interpretar, a su manera, lo que ahí sucedió. Y así hay detalles que se obvian, permitiendo que la telenovela sea más ágil en su contenido, reforzado con la efectividad que existe dentro de su trama.

Es por ello que la historia se siente rejuvenecida. No desentona en lo absoluto. Este tipo de narración es arriesgado. De hecho no gusta a muchos. Al final, los televidentes no saben qué pasó con Mónica (Paloma Ruiz de Alda) y su madre (el regreso de la gran Lupita Lara). Incluso hasta pueden considerar poco castigo el que recibe Lorenza. Además nada se conoce del destino que tiene Gisela (sumamente efectiva Mónika Sánchez), recluida en un sanatorio para enfermos mentales. Esto, incluso, resulta muy poco castigo para una villana así, ¿No creen?

No obstante en lugar de restar, esto suma porque su trama dentro de lo ilógico que puede parecer su estructura, se refuerza plenamente no resultando ni contundente ni dramático. El público sabe que observa una historia imaginativa, irreal, absurda, pero la fantasía tiene que estar bien realizada y Lartilleux lo cumple con creces. Incluso, parece querer rendirle homenaje a la historia interpretada por María Rivas porque existen dos momentos a destacar. Uno, el casamiento de Inés y la aparición de "la Jarocha" con los hijos de Esmeralda y dos, el momento en que Esmeralda se arrodilla en el juzgado e implora justicia para que no le quiten a sus hijos. Son escenas que no pueden dejarse de lado porque evocan a esos dramas telenoveleros de antaño, tan detallistas dentro de sus diálogos, largos y románticos, pero siempre atractivos para el público. Lo que aquí finalmente se observa es la típica historia, totalmente renovada, complementada con aciertos técnicos y eso hace que la trama luzca totalmente rejuvenecida.

"La Gata" se define como una historia blanca, casi un cuento de hadas y eso es respetado aquí. Tal vez, Gisela es la villana "extrema" que tanto gustan colocar en Televisa, pero Lorenza y Agustín Martínez-Negrete son los llamados a sobresalir en esta galería de malvados con talento. Los padres de Pablo, no impostan, suenan reales, saben interpretar con eficiencia tanto el momento dramático como el cómico. La transformación del personaje de Laura Zapata, de villana a buena y viceversa, es simplemente genial. Y eso que su participación podría ser una copia calcada de Dulcina Linares o Malvina Vda. de Del Olmo, pero la actriz sabe su oficio y su nuevo papel como la cruel Lorenza Martínez- Negrete suena efectiva y es totalmente diferente a los roles que antes interpretó. Igual podríamos decir del padre de Pablo. Sus parlamentos racistas y ofensivos son más efectivos que las maldades de Gisela, tantas veces mostrada en varias telenovelas mexicanas. Debemos recordar que este personaje no existe en la original mexicana. Seguramente, colocada aquí para reforzar la trama y asegurar sintonía.

Hay detalles en la producción muy bien delineadas. Presentar al gato negro en cada escena clave, resulta sumamente importante para darle presencia al personaje central de la historia. Algo que se profundiza en su capítulo final. Además el graficar, con escenas en blanco y negro, recuerdos de los personajes dentro de la trama, unido a los clásicos parlamentos testimoniales referidos a manera de documental, le da efectividad a las escenas mostradas. Es decir, en cada drama y romance hay recuerdos de capítulos pasados. Como el momento en que la Jarocha es secuestrada por Inés y el Tilico. Ella recuerda, a través de imágenes, lo sobreprotegida que era la muchacha por su abuela. Estos detalles permiten conceptualizar mejor a los personajes y lograr el enganche de la historia con los televidentes. Incluso la telenovela evita la violencia desmedida, seguramente por el horario y por el contexto de la trama, un ejemplo es la muerte del Tilico.

Los protagonistas lucen aceptables. Más Maite Perroni. Es cierto, María Rivas, seguirá siendo única. Pero la Perroni convence. No nos agrada lo inexpresiva que se muestra al momento de llorar y sufrir por sus hijos, pero en líneas generales tiene carisma, ha aprendido a controlar sus emociones y se le ve más experimentada que en otras telenovelas suyas. Mientras Daniel Arenas cumple con su rol aunque ya debería ofrecer otra actuación para el recuerdo como en "Teresa" o "Amorcito Corazón". El actor ya necesita desprenderse de este tipo de galán. A pesar de todo, Arenas, en tan poco tiempo ha logrado éxito con dos telenovelas, parecidas en su contexto, pero sumamente populares en varios países.

LAS HISTORIA PARALELAS CRECEN

Sin duda esta telenovela será recordada por la atractiva trama de dos de las historias paralelas a la vida de los protagonistas. Empecemos por Centavito y su amor por su niña rubia Virginia (muy simpática Mariluz Bermúdez). Sin duda, un buen aporte adicional, incluido en esta historia, donde el joven moreno se enamora de una niña rubia y cuya hija sale igual al padre, siendo despreciada por Lorenza.

Otra parte destacable, resulta el giro que tiene la vida del Garabato (Ricardo Baranda) y su frustrado amor por Inés (muy bien Alejandra Robles Gil). La historia está bien delineada, los actores cumplen a cabalidad. Tal vez, por su juventud, no logran el efecto deseado que si lo hubieran tenido otros actores con más experiencia, pero en líneas generales su final es de lo mejor de la historia.

Eso sí, hay detalles que resultan risibles, la actriz, Leticia Perdigón tiene 58 años de edad sin embargo, su personaje, La Jarocha le inventan un embarazo de cuatrillizos. Además, la historia decae cuando aparece Juan Garza (Benjamín Rivero) que reclamaba la paternidad de los hijos de Esmeralda sin haberse acostado nunca con ella. Algo que pudo ser mejor tratado. En la original mexicana, esta parte sorprende a todos. Aquí todo resulta poco atractivo. Sencillamente porque estamos en épocas diferentes.

Lo mejor de "La Gata" se detalla en las escenas realizadas en el Bordo de Xochiaca, uno de los lugares más peligrosos de la Ciudad de México. Por primera vez observamos un lugar tan deprimente aunque sumamente efectiva para la concepción de la historia. Para graficarlo mejor, esta zona es tan peligrosa, como si nuestros productores se fueran a grabar a La Parada (ya cerrada por la alcaldía de Lima), Malambito (La Victoria) o Puerto Nuevo en el Callao. Algo más, en Perú ya hemos visto Avenida Brasil donde, sin duda, hay cierta influencia técnica en las escenas del tiradero de la capital brasileña con esta ciudad pérdida de México. recordemos que, a partir de la emisión de Rosa Salvaje se planificó mostrar escenas en exteriores de una ciudad humilde y deprimente, pero siempre fue a medias. Aquí estas escenas detallan en plano abierto toda la podredumbre de esta zona mexicana y esto le otorga mayor realismo a la telenovela.

TELENOVELAS MODERNAS

Algo que debemos resaltar es que en México las telenovelas no pasan de los 120 capítulos (seis meses aproximadamente en el aire). Felizmente los capítulos excesivos, para mantener sintonía ha sido dejado de lado. En esta producción hay dos momentos definidos, el antes y después de la relación. La pareja antes de su unión matrimonial y su posterior convivencia dentro del hogar. Algo ya mostrado en “Los ricos también lloran”, pero convertida en historia continuada (otros 120 capítulos más). Aquí en pocos capítulos se resume esa convivencia que termina resultando poco atractiva. Se deja a Pablo como un ser demasiado inseguro e inestable y a Esmeralda nada convincente como madre de dos hijos. Esto permitió que las historias del Centavito y Garabato sobrepasen en interés por la buena estructuración de sus personajes, No así el de los protagonistas donde era más que obvio que ese final en el altar no convenció a muchos.

Finalmente el tema principal de la telenovela “Vas a Querer Volver” gustó por su contagiante ritmo de bachata, pero “Me encanta”, la canción del Centavito y Virginia constituyó otro acierto porque contribuyó al desarrollo de esta atípica historia de amor.

A pesar de todo, "La Gata" resultó entretenida, ágil y moderna. Motivos más que suficientes para verla con agrado. Eso sí, el final alternativo que presentó Televisa, en Internet, resultó más novedosa que el final que se mostró en pantalla con la clásica boda de esta popular pareja. “Años después de la historia de amor entre Pablo y Esmeralda, Leticia (África Závala) lleva a sus hijos al lugar en donde están tallados los nombres de sus padres, les cuenta su historia y finalmente se va con una sonrisa en la cara. La escena culmina con la cámara enfocando el libro del protagonista donde se lee lo siguiente: Esta historia de amor fue escrita por Pablo Martínez Negrete”.


(*) rmanrique@ipnoticias.com.pe



sábado, 18 de octubre de 2014

CARLOS ALCÁNTARA: "ESPERO ESTAR A LA ALTURA DE LAS EXPECTATIVAS"


Lima, 18 Octubre 2014, (ANDINA).- El actor Carlos Alcántara se mostró orgulloso de haber encarnado al héroe Miguel Grau y "espera estar a la altura de las expectativas" en su nueva pero breve participación en el documental los próximos 19 y 26 de octubre.

“Este papel me ha permitido conocerlo más como ser humano. Solo espero estar a la altura de las expectativas. Eran tres horas de maquillaje para lograr el parecido físico y una hora para sacármelo", comenta sobre el rodaje del documental "Grau, Caballero de los Mares".

"Creo que ha sido el trabajo más duro de mi carrera en cuanto a exigencia física. Lo asumí con respeto y responsabilidad”, cuenta el actor, que iniciará en noviembre la segunda parte de "Asu mare".

Esta producción abordará la vida de Miguel Grau desde sus años infantiles hasta su heroica inmolación en el combate de Angamos, revelando aspectos poco conocidos de su biografía, en los que se ponen de manifiesto sus virtudes como patriota, hombre de fe, esposo y padre de familia, demócrata y marino ejemplar.

“GRAU, CABALLERO DE LOS MARES” SE ESTRENA POR AMÉRICA TELEVISIÓN

América Televisión y Del Barrio Producciones presentarán su nueva producción: “Grau, Caballero de los Mares”, que se emitirá a partir de este domingo 19 y el próximo 26 de Octubre a las 6:00 pm.

La historia constituye un oportuno homenaje al ilustrísimo comandante del Huáscar, a quien por méritos indiscutibles los más reconocidos historiadores coinciden en señalar como el héroe nacional más importante de la historia del Perú.

Grau, Caballero de los Mares”, apuesta por el género documental, pero se aproxima también al gran reportaje, el drama de ficción y la recreación histórica. Se recrearán diversos episodios que marcaron la vida de Grau: vida familiar, política, vida como marino y el fatal desenlace.

Un elenco de lujo con actores como Anneliese Fiedler, Fernando Luque, Diego Lombardi, Emanuel Soriano, Rodrigo Sanchez Patiño, Oscar Carrillo, Gonzalo Molina, Brandom Gallese, entre otros, conforma esta gran producción nacional que se estrenará en las pantallas de América Televisión, este 19 y 26 de Octubre a partir de las 6:00 pm.


FICHA TÉCNICA:
Programa especial: Documental y ficción
Duración: Dos episodios de 1 hora cada uno
Guión y Dirección: Mávila Huertas
Guión escenas de ficción: Eduardo Adrianzén
Producción General: Michelle Alexander
Presentando a Carlos Alcántara como Miguel Grau
Una producción de América Televisión y Del Barrio Producciones
Agradecimientos especiales: La Marina de Guerra del Perú, Telefónica del Perú y Fundación Grau.

miércoles, 15 de octubre de 2014

SE TERMINA LA GATA ¿QUÉ HARÁN SUS PROTAGONISTAS?


Lima, 15 Octubre 2014, (El Informante Perú).- Este fin de semana culmina en México, "La Gata", una producción de Nathalie Lartilleux para Televisa que ha resultado muy exitosa en el país azteca. Pero luego de esta telenovela , muchos se preguntan. ¿Qué harán sus protagonistas?

Luego de ser víctima de un hacker que difundió supuestamente fotos íntimas filtradas de su cuenta Twitter, la actriz Maite Perroni tiene una recargada agenda que incluye la promoción de su nuevo disco así como una serie de conciertos en la capital mexicana.

La también cantante participará en el programa “Pantene Beautiful Lengths”, en el que promoverá cómo las personas pueden ayudar a la causa en el Día Nacional para la Donación de Cabello, el próximo 22 de noviembre en Miami. Ella será vocera de esta campaña sobre la importancia de donar cabello para ayudar a mujeres que se han sometido a un tratamiento contra el cáncer. La campaña tiene como objetivo proveer pelucas de cabello natural, sin costo alguno a mujeres que lo requieran.


Por su parte, el actor colombiano Daniel Arenas, que protagoniza "La Gata" junto a la exRBD, tiene su mirada puesta en el mercado de Estados Unidos, donde le interesa hacer cine y televisión, por lo que hará un alto a las telenovelas a principios de 2015.

Arenas, que comenzó en la actuación en Colombia, considera que está en "un momento muy importante" de su carrera, tras cuatro años de trabajo ininterrumpido que le han llevado de participaciones secundarias a protagonizar dos éxitos importante, "Corazón Indomable" con Ana Brenda Contreras y actualmente, "La Gata".


Pero el próximo paso de Arenas será tomarse un descanso, después de trabajar intensamente durante estos cuatro años, periodo en el que tiene previsto además tomar cursos que le lleven a hacer realidad sus sueños en el mercado anglosajón.

"Mi proyecto ahora es descansar. Gracias a Dios llevo cuatro años trabajando sin parar y en este momento necesito lo que llamo 'desaprender', que es ir a estudiar otra vez, desconectarme del trabajo, dedicar tiempo para mí", señaló el colombiano.

Sin duda "La Gata" ha resultado una carta de triunfo para estos dos actores que ahora tomarán caminos diferentes. Suerte para ambos.

PROTAGONISTAS DE “MI AMOR EL WACHIMÁN 3” AGRADECIDOS CON RECIBIMIENTO DEL PÚBLICO


Lima, 15 Octubre 2014, (El Informante Perú).- Los protagonistas de la miniserie “Mi amor el Wachiman 3”, se mostraron agradecidos y contentos por el recibimiento del público.

“Estoy realmente contento porque Michelle Alexander ha logrado el objetivo que tenía, el éxito de esta tercera temporada. Estoy feliz de que ella se sienta contenta con esto, con su producción y tenga los aplausos del canal como gran productora. Me encanta que la gente se haya conectado, en la calle siempre estaban al tanto de la historia y preguntaban para cuándo se estrenaba la tercera temporada, siempre atentos. Gracias a Dios por todo lo logrado con esta miniserie, ya lo que venga y rebote, será por el trabajo de todos nosotros” comentó Christian Domínguez, quien interpreta a Salvador.


Sobre la intensidad de las escenas, los actores se mostraron sorprendidos al ver los primeros capítulos.

“Hemos grabado esas escenas hace varios meses, y ha sido muy fuerte. El tema del llanto siempre es complicado, pero en este caso no fue tan difícil, ya que la historia de por si es triste y no hubo que buscar algo emotivo para llorar, simplemente leyendo el guión la tristeza ya era grande y se trabajó sobre eso” sostuvo el actor Christian Domínguez.


“No alcancé a ver el primer capítulo porque estoy en función, pero he estado atento a las redes sociales, a los comentarios del público y todos eran positivos. Hay millones de sorpresas más que se vienen esta semana y la próxima, lo que están viendo hasta el momento no es nada, la sombra del Duque va a perseguir a casi todos los protagonistas. Trabajar con Erika Villalobos ha sido un honor, es una gran actriz, además es esposa de Aldo Miyashiro a quien quiero muchísimo” dijo André Silva, quien interpreta al Duque.


Cabe indicar, que “Mi amor el Wachimán 3” llega a las pantallas de América Televisión de lunes a viernes a las 9 pm con el ingreso de nuevos y grandes figuras de la actuación como Irma Maury, Katerina D´Onofrio, Erika Villalobos, Carolina Cano, Joaquín de Orbegoso, Rodrigo Sánchez Patiño, Carlos Reynafarje como el nuevo Wachimán, entre otros.

martes, 14 de octubre de 2014

MAITE PERRONI NIEGA QUE FOTOS INTIMAS FILTRADAS SEAN SUYAS


Lima, 14 Octubre 2014, (El Informante Perú).- A través de su cuenta oficial en Twitter, la actriz mexicana Maite Perroni negó que las fotos intimas que un hakers habría publicado le pertenezca.

“Mi cuenta en twitter (@MaiteOficial) ha sido hackeada…Hagan caso omiso…Tampoco he abierto uno nuevo. Por vías oficiales les avisaremos los cambios. Gracias por su comprensión”, informó la actriz a través de su cuenta oficial.

Inmediatamente la mánager de la actriz, Carolina Palomo, informó a los medios de prensa: "Hackearon la cuenta de Maite y la recuperamos ayer [lunes] por la noche. Esas fotos son hechas y la persona que aparece no es Maite", aseguró a al portal Peopleenespañol.com "Desafortunadamente, la gente es mal intencionada y afecta mucho a las celebridades", indicó.

Maite Perroni se sumó a la lista de estrellas que han sido víctimas de los hackers. En esta ocasión, un pirata informático se hizo con el control de la cuenta de Twitter de la protagonista de la exitosa telenovela La Gata y colgó unas fotos falsas de la actriz desnuda.


El hacker que secuestró la cuenta de Twitter de Maite Perroni cambió la fotografía del perfil por una en la que se ve un trasero desnudo, que dijo era el de la actriz. En una segunda instantánea, se la ve posando en topless, en lo que parece ser un montaje.

Tras la violación a su cuenta, la actriz sólo ha registrado actividad para restablecer su foto de perfil y su último tweet data del 11 de octubre cuando, posteó el link a una fotografía de Instagram de su visita a Venice Beach en Los Ángeles. En Facebook tampoco se registra nueva actividad.

Asimismo, el mismo hacker amenazó con hacer lo mismo con las cuentas de las también actrices Anahí y Dulce María.