Buscar este blog

domingo, 29 de julio de 2012

LA TAYSON, CORAZÓN REBELDE: ROMANCE POCO EFECTIVO

Culminó "La Tayson, corazón rebelde", una historia no tan efectiva, pero del que se pueden sacar importantes conclusiones. Ojalá nuestros productores no desmayen y continúen las producciones locales. Hay público para todos los gustos, solamente falta interés y mucho profesionalismo.

Lima, 29 Julio 2012, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Culminó "La Tayson, corazón rebelde", una historia enmarcada en aquellos formatos de los 80´s y 90´s, tantas veces mostrada y tantas veces aceptada. Lamentablemente mientras en Perú, producto de nuestra miopía televisiva, se dejó de realizar este tipo de contenidos, tan criticados, pero tan efectivos y sobretodo aceptado por el público. En otros países cuya producción de telenovelas es más continúa, llámese Televisa, ya se desarrolla otro tipo de guiones basados en estos trillados temas de la huérfana que se convierte en empleada doméstica, pero que termina siendo la dueña de la mansión y del corazón del galán de turno.

Pues bien, "La Tayson, corazón rebelde", es una producción peruana, adaptación de la original argentina "Muñeca brava". Es producida por Imizu para Frecuencia Latina bajo licencia de Telefe y protagonizada por Vanessa Terkes y Jason Day. Hasta el momento, sólo Televisa realizó en el 2008 una irregular versión de esta historia titulada "Al diablo con los guapos", producida por Angelli Nesmi y protagonizada por Allison Lozz y Eugenio Siller.

LA HISTORIA

En un lugar de Lima, vive Milagros, (Vanessa Terkes), a quien llaman “La Tayson” en alusión a un famoso boxeador y por su carácter impulsivo debido a su tendencia a solucionar todo a los golpes.

Milagros es una joven vital y atractiva de 22 años, llena de energía y ansias de vivir, huérfana de nacimiento, fue criada en un orfanato. Su madre murió al dar a luz sin llegar a revelar la identidad de su padre. Milagros creció sintiendo un gran rencor por ese hombre que ella creía las había abandonado.

A los 18 años Milagros llega a trabajar como dama de compañía de una anciana, Angélica viuda de del Prado, (Attilia Boschetti), en la casa de una familia adinerada. En esa casa, “La Tayson” se enamorará del hombre equivocado: Rodrigo, (Jason Day), el apuesto heredero de la fortuna familiar, con quien surgirá una apasionada y conflictiva relación de amor-odio adornada con numerosas situaciones de humor, en el medio de una realidad plagada de conflictos y prejuicios sociales. Allí también Milagros conocerá los secretos sobre su verdadero origen.

El jefe de familia de aquella mansión es Federico del Prado (Paul Vega en buena actuación), quien es el verdadero padre de Milagros, fruto de una relación con una antigua empleada suya. Federico se vio obligado por su padre a dejarla y a casarse con Luisa, (Norma Martínez), tomando también como propio al hijo de Luisa, Rodrigo quien crece ignorando que Federico no es su verdadero padre. Si bien Federico del Prado se resigna a la situación, su madre Angélica pasa los siguientes veinte años esperando encontrar algún día a su nieto.

Durante gran parte de la novela Federico cree tener el control total sobre su propia vida y la de los demás, hasta la aparición en escena de Milagros. Una frustrada candidatura política, el desastre de su matrimonio y la confirmación de su paternidad sobre Milagros, terminarían de derrumbar su imagen de hombre arrogante, despiadado e intocable.

Federico tiene una relación con su secretaria Andrea (Fiorella Díaz), una mujer que ambiciona el poder de los del Prado y hace hasta lo imposible por conquistar también a Rodrigo, convirtiéndose en la rival de Milagros hasta que muere misteriosamente a manos de Pilar, (Natalia Cárdenas).

En ese hogar también viven, Damián (Alberto Isola), el hermano de Luisa, quien tuvo hace muchos años un accidente traumático: por manejar su auto en estado de ebriedad, murieron su esposa, la novia de su hijo Pablo, y éste quedó paralítico. Desde entonces Pablo (Francisco Cabrera), odia profundamente a su padre y no le perdona lo ocurrido, pasó varios años encerrado en su habitación, siendo el mayordomo Bernardo (muy bien Marcello Rivera) el único que dejaba que lo viera en su encierro auto-impuesto. Pablo logró caminar nuevamente, pero por venganza a su padre permaneció en su cuarto fingiendo aún estar discapacitado, aunque salía disfrazado como vagabundo. Un día, Milagros entra a su habitación y él queda enamorado de ella, por su gran parecido con su difunta novia. Ambos se hacen amigos y por insistencia de ella, lo convence a dejar la farsa atrás y salir de su cuarto, aunque siempre seguía sin perdonar a su padre.

Por otro lado, Rodrigo tiene una hermana, la señorita Victoria, (muy simpática Anahí de Cárdenas), una alocada jovencita que no tiene futuro propio y vive de fiesta en fiesta. Mientras en la cocina el chofer Rocky a quien ella llama 'Morgan' (muy bien Óscar López Arias) vive enamorado de Victoria que no pierde ocasión de humillarlo más.

El protagonismo de la novela recae en Milagros, la empleada doméstica de la señora Angélica. Ésta la encuentra adorable, pero el resto de la familia la discrimina por sus costumbres poco amaneradas. A menudo intentan despedirla, pero Angélica siempre interviene para protegerla. Milagros y Angélica desarrollan una gran amistad, Angélica le enseña a Milagros a comportarse como una dama y Milagros le influye por su parte en su carácter simple y directo.

Milagros es una joven vital y atractiva, llena de energía y ansias de vivir. Es sincera, dice lo que piensa aunque no siempre piensa lo que dice. Su mayor anhelo es algún día conocer a su padre para romperle la cara a patadas. La vida le ha enseñado a valerse por si sola y hacerse respetar, cueste lo que cueste. Esa es la razón de su lenguaje tosco y su estilo bastante callejera, casi de pandillera. Milagros se caracteriza por tener un gran corazón y por su disposición para ayudar a los más débiles, aunque es una chica atípica que mezcla el mundo juvenil de la calle con sus creencias religiosas. Debido a que fue criada por monjas, ella es muy creyente, a pesar de sus alocadas acciones. En la mansión del Prado, Ramón el jardinero (Lucho Cáceres), Adelina 'Lina' (Stephanie Orué) y Socorro (Elsa Oliveros) se convierten en sus incondicionales aliados. Mientras la otra empleada Martha (buen debut de Katy Jara), una mujer muy ambiciosa y eventual amante de Damían, también le hace la vida imposible.

HISTORIA YA CONOCIDA

Allá por los 80´s y 90´s, irrumpió en el mundo de las telenovelas, historias sobre muchachitas pobres, vulgares e incultas que tras muchos avatares de la vida terminan siendo las millonarias del cuento y quedándose con el galán de la trama. Guiones exitosos aunque cambiados muy sutilmente, los tenemos a montones. Telenovelas que van desde “Los ricos también lloran”, pasando por “Rosa Salvaje”. Ambas con todos sus remakes y adaptaciones respectivas. Aunque valgan verdades, el prototipo de este tipo de muchachitas, incultas y vulgares, nace con "La fiera", una exitosa producción venezolana de gran sintonía local, más no internacional. Lo cierto que este tipo de ideas fueron muy bien aprovechadas por otras cadenas internacionales. Así tenemos a la venezolana "Rubí" y a la argentina "Muñeca brava". Fueron épocas de oro, para esas empresas, incluso para sus estrellas, donde Verónica Castro y Thalia, fueron las más populares y en menor grado, pero con igual aceptación en sus países de origen, también tuvieron lo suyo, Mariela Alcalá y Natalia Oreiro. Aunque para nuestro gusto, Doris Wells tenía en talento lo que Verónica Castro y Thalia tenían en carisma y simpatía.

Claro, antes de la irrupción extremista de este tipo de historias, en los 60´s, también hubo otra explosión de ideas con respecto a este tipo de jovencitas pobres que terminan como sirvientas. Pero este redactor las divide en un antes y un después, porque “Natacha” y “Simplemente María", con todos sus posteriores adaptaciones y remakes, eran prototipo de mujeres de pueblo que con su esfuerzo salían adelante. Algo más dramático, muy diferente a lo que aquí se muestra.

Pues bien, en los 80´s, mientras ello sucedía en el extranjero, con este tipo de guiones, en el Perú, escaso de buenos libretistas capaces de crear historias de este tipo, nos dedicabamos a historias localistas y ante la llegada de las grandes producciones brasileñas se intentó copiar ese tipo de realizaciones, pero nunca se llegó, ni por asomo, a mejorar o superar el producto carioca.

Recién en los 90´s, se realizó la segunda versión de Natacha con un insospechado éxito local, pero algunos críticos y cierto grupos elitistas cuestionaron dicha producción con argumentos inverosímiles como que "Natacha era muy gringa" (en alusión a Maricarmen Regueiro) y cuestionaban este tipo de historias rosas, mientras México la hacía linda con Thalia y sus mercados internacionales se extendían.

Pese a todo, Panamericana intentó seguir realizando este tipo de historias, pero la poca acogida en el extranjero de "Natacha" hizo que sus socios venezolanos desistieran de cualquier otro proyecto y dejó en la congeladora "Me llaman Gorrión" nueva versión de la historia de Abel Santa Cruz que finalmente luego de cuatro años fue producida. Pero la realidad fue diferente porque con gran talento y muy buen olfato Michel Gomez, productor francés radicado en Perú comenzó con sus telenovelas locales de gran arraigo popular que hizo que "Gorrión" tuviera regular acogida y hasta fuera duramente criticada. Recuerdo a una conocida actriz señalar que "resultaba inexplicable producir telenovelas de este tipo, porque además en el Perú no existen mayordomos". No sabemos que dirá esta señora ahora que vemos como el mayordomo Peter en "Al fondo hay sitio" es sinónimo de popularidad y en “La Tyson”, Bernardo es un mayordomo estirado y sumamente impático.

Es que, aunque criticada, este tipo de historias con los antecedentes mostrados y por el arraigo que estas concitan en el público, mayormente juvenil, siempre será bien aceptado. Criticas siempre las habrá, pero si se quiere exportar jamás se puede dejar de lado estos guiones, imaginativos y superficiales, es cierto, pero siempre con un público adicto porque son productos para el entretenimiento y por ello, el género nunca se agota.

Pues bien, al Perú, recién llega producciones de este tipo. "La Tayson, corazón rebelde" es un producto enmarcado dentro de lo realizado en los 80´s y 90´s, que sí no está bien producido y con actores talentosos, con aceptable arraigo popular, difícilmente puede ser aceptado. Hasta en Televisa ya repararon que este tipo de guiones merecen ser mejor estructurados y acorde a nuestros tiempos. Notarán que luego de la irregular "Al diablo con los guapos" (Televisa. 2008), este consorcio mexicano presenta con inusual éxito "Un refugio para el amor", remake de "La Zulianita", que tiene la particularidad de ser diferente en cuanto a guiones presentados de este tipo. Aquí se incide más en los diálogos que son efectivos y directos. Ya no existe la chica inculta que llega a ser sirvienta ni la empleada que muestra superación. La protagonista es una chica de pueblo, común y corriente. El atractivo es la historia contada de otra manera, inusual pero efectivo, que marcará un nuevo giro para este tipo de tramas. La telenovela es transmitida en un horario poco común en México, pero es tan buena la sintonía que ya Televisa anunció que programará su final para el día domingo.

Una pena que nuestra televisión no tuviera ese olfato comercial durante esos años, Hoy Imizu ha adaptado una historia que es vendible aunque debe tener que ser cuidadosamente estructurada. Ya la productora había realizado novelas modernas como “Los exitosos Gome$” (basada en “Los exitosos Pells” del 2008) y “Lalola” (según la homónima del 2007).

POCOS GOLPES TUVO LA TAYSON

Pues bien, tras este breve recuento por el pasado, volvamos a “La Tayson”, una comedia romántica que gira alrededor de problemas familiares, diferencias sociales, ambición, envidia y decepción, pero sobre todo en torno a la historia de dos jóvenes que deberán superar todas las diferencias para lograr su amor.

Esta versión, salvo pequeños arreglos, es un calco de la “Muñeca brava”, original donde el enredo melodramático obtenía sus frutos merced a la agilidad de la comedia de situaciones que no tienen pierde cuando estas se realizan de manera efectiva.

El primer capítulo, clave para la aceptación de la historia, sorprende por el acercamiento y descripción de los personajes. Un Alberto Ísola combinando cinismo y amargura con pasión y deseo hacia la sexy empleada doméstica. Un Paul Vega demostrando ser el mejor con su toque de amargura, sobrio y estirado, suficiente para sentir que el rol es para él. Mientras la pareja central parece tener más que demostrar con ese acercamiento en la cancha de fútbol donde “La Tayson”, muestra algo de sus pocos atributos con los golpes y su primer encuentro con su galán.

El problema radica en los siguientes capítulos donde esa cercanía se convierte en ausencia y letanía. Si Imizu hubiera existido en los 80´s, Vanessa Terkes luciría perfecta y hasta sus disfuerzos parecerían frescos. Hay que recordar que la telenovela está pensada en el protagónico femenino. Vanessa luce preciosa pero no parece espontánea, se le nota muy forzada en muchas partes de la trama y eso se percibe también por la poca fuerza dramática del guión. Aquí no estamos ante un producto como "Lalola" donde casi el 70% de narración era jocoso y lineal. En esta historia el romance detrás de lo imaginativo debe saltar a relucir.

Lástima que el nombrecito de “La Tayson”, resultara decorativo porque son escasos "los atributos" de este personaje con la habilidad a los golpes. Fíjense por ejemplo en "Un gancho al corazón" (Televisa. 2010) donde Danna García y Sebastián Rulli muestran golpes y amor en sus intervenciones. A la par que "La Monita" tenía más de boxeadora que nuestra "Tayson".

El mejor de esta pareja, aunque sin destacar mucho, resulta Jason Day quien cumple con su rol de un joven adinerado, que se compenetra con las escenas sentimentales aunque sin el efecto deseado. Con el correr de los capítulos, Day comienza a mostrar cierto desgano, en parte, por la poca agilidad de la trama. A pesar de todo, Day con un buen guión sin duda se luciría. Es de esperar que el actor siempre tome en cuenta a las telenovelas por el bien del futuro de nuestras producciones.

La historia tiene momentos a tomar en cuenta como el acercamiento hacia un posible incesto de los protagonistas, la muerte de Andrea y el desfalco de los del Prado, hasta el momento culminante del destape de los orígenes de Milagros, sin embargo nada de ello es efectivo por la ausencia de mejores villanos y actores capaces de mostrar más de su cosecha personal.

Sin duda, “La Tayson”, merecía una mejor adaptación. Por ejemplo el romance del jardinero y su posterior despido estaban demás y no tenía sentido seguirlo. Ante la ausencia de escenas más efectivas que conciten interés, este tipo de historias paralelas no aportaban sino desalentaban a seguir con la trama.

Lamentablemente en esta producción, los villanos rotan demasiado, el mejor es el maestro Alberto Isola, luego Fiorella Díaz, destaca y pone algunos escasos momentos de interés hasta que da la posta a una irregular Natalia Cárdenas, en la parte final de la trama, que constituye lo poco atractivo de la telenovela, cuando debería ser lo contrario. Todas las maldades de "Pilar" son risibles, tontas y poco atractivas. El secuestro de Milagros tiene tan poca consistencia que no hay manera de no encontrar falencias en varias escenas. Tal vez un mayor protagonismo de "Pablo" podría haber atraído más adeptos. En fin aquí lo que faltaba era un mayor exceso "de maldad".

Es más, la pareja compuesta por Victoria y el chofer Rocky a quien ella llama 'Morgan' resultan más simpáticos y atractivos porque lucen frescos y sus "inocentadas" son aceptadas porque la pareja no desentona para nada. La ingenuidad del chofer, cuota personal de un siempre talentoso Óscar López Arias permite que su acercamiento con una bella Anahí de Cárdenas no solamente sea la cuota de humor a la trama sino que su romance sea más aceptado que los protagónicos.

En suma, “La Tayson”, nunca fue un producto a tomar en cuenta. Una historia ya explotada hasta la saciedad merecía ser mejor estructurada para que esta no se pierda y quede en el intento. Ojalá que Imizu continúe con la producción de telenovelas. Este tipo de producciones deben ser continúas porque sólo así se llegará al producto deseado. Si alguna vez el Perú lo logró ¿Porqué ahora no lo puede lograr?


(*) rmanrique@elinformanteperu.com
www.elinformanteperu.com

LA TELE DEMANDÓ A TELEMUNDO POR SUPUESTO PLAGIO

Problemas en torno a supuesto plagio enfrentan a dos cadenas internacionales.

Lima, 29 Julio 2012, (El Informante).- El canal internacional LaTele demandó a la corporación Telemundo Communications Group por, supuestamente haber plagiado la telenovela "María, María'' que fue popular en 1980. En su demanda LaTele dijo que la telenovela "El Rostro de Analía'' -un éxito de Telemundo- es la misma historia de "María, María'' salvo que está ambientada en Los Angeles en la década de 2000.

En su demanda presentada el 10 de junio ante una corte federal en Miami, LaTele Televisión acusó a Telemundo, con sede en Hialeah, de infringir los derechos de propiedad intelectual correspondientes a "María, María''.

El canal venezolano afirma que las diferencias entre ambas series son cosméticas "con el propósito específico de ocultar que 'El Rostro' es, de hecho, simplemente una versión actualizada de 'María, María' en un escenario distinto'', reseñó AP.

El mismo autor el venezolano Humberto "Kiko'' Olivieri escribió ambas historias, basadas por supuesto en la traición, la amnesia y un cambio de identidades, pilares clásicos de una telenovela.

En ambas series, dos mujeres caen desde un precipicio en un vehículo que estalla. Una de ellas es considerada muerta. La otra queda muy desfigurada y sufre amnesia, en tanto que surge la confusión en torno a las identidades de ambas mujeres.

El rostro de la sobreviviente es reconstruido de tal manera que se parezca al de la mujer a la que se creía muerta y todo resulta en un brete de confusión cuando se revela que ambas habían sobrevivido a la caída del vehículo.

Por su parte, Telemundo en un comunicado señala que la afirmación de LaTele carece totalmente de fundamento''. Agregó que la empresa se defenderá con firmeza ante el tribunal de estas acusaciones'.

LaTele arguye que la telenovela "El Rostro de Analía'' resultó muy lucrativa para Telemundo y se ha retransmitido en otros países. LaTele busca una indemnización, aunque se desconoce el monto. No se han fijado las fechas para las audiencias.


"LA TAYSON" SE ENCONTRÓ CON TYSON

Lima, 29 Julio 2012, (El Informante).- Los sueños de Vanessa Terkes se cumplieron. Recientemente la actriz se encontró con el verdadero Mike Tyson, dos veces campeón de los pesos pesados y considerado uno de los boxeadores más famosos de los últimos tiempos.

La actriz peruana tuvo oportunidad de entrevistar al ex deportista en México durante unas actividades que Tyson realizaba en la capital azteca. El boxeador se mostró muy sorprendido con la actriz.

Entre las preguntas que le hizo Terkes a Tyson fue cómo se imagina a la ‘Tayson peruana’. “Parecida a mí, pequeña, compacta, sofisticada y bonita”, respondió.

Fue ahí que Vanessa comentó: “En la novela soy una chica de barrio que se defiende de los chicos que hacen cosas malas, que ha crecido golpeando por necesidad”.

Vanessa Terkes, dio vida al personaje de ‘La Tayson’ en la telenovela ‘La Tayson, corazón rebelde’, que culminó recientemente.




miércoles, 18 de julio de 2012

ATV ESTRENA NUEVA PRODUCCIÓN DE TELEMUNDO, “CORAZON VALIENTE”

ATV estrenará "Corazón Valiente" una nueva producción de Telemundo que irá en el horario estelar de las ocho de la noche.

Lima, 18 Julio 2012, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).-  ATV confirmó el estreno de la telenovela “Corazón Valiente” a partir de este miércoles 18 de julio a las ocho de la noche teniendo como protagonistas a Adriana Fonseca, José Luis Reséndez, Ximena Duque, Fabián Ríos, Gabriel Porras y Carolina Tejera, con la participación antagónica de Aylin Mujica como la villana principal, Sonya Smith, Manuel Landeta, y Jorge Luis Pila como coestelares.

Esta telenovela reemplaza a la producción nacional, "Corazón de Fuego" que llegó a su culminación y será reemplazada por esta nueva producción de Telemundo en el horario de las ocho de la noche.

LA HISTORIA

En esta nueva producción internacional se desarrolla un apasionante historia de amor, lealtad, valentía e intriga, donde dos mujeres guardaespaldas tendrán que enfrentarse no sólo a quienes tratan de atacar a sus protegidos, sino también a los que se interponen en su camino para lograr la felicidad.

Ángela, (Adriana Fonseca), hija de un humilde guardaespaldas y Samantha, (Ximena Duque), la niña rica a quien este hombre protegía, nunca han olvidado aquel divertido día en la piscina que se convirtió en la peor pesadilla de sus vidas. Unos secuestradores llegaron repentinamente para llevarse a Samantha y el papá de Ángela, en un acto de total valentía, logró salvar la vida de la pequeña aunque no la suya propia. A partir de ese fatal evento sus vidas tomaron caminos separados.

Tras muchos años, Samantha, ahora es una audaz guardaespaldas, llega a la repostería de Ángela en el momento que unos asaltantes están robando y entre ambas dominan a los ladrones. El reencuentro de estas amigas marca el inicio de una nueva etapa para Ángela quien decide dejar su negocio para convertirse en guardaespaldas al igual que su amiga.

¿La primera misión de Ángela? Proteger a la hija de Juan Marcos Arroyo, (José Luis Reséndez), un abogado y empresario exitoso a quien Ángela había conocido hace unos años cuando entregaba un pastel en casa de sus padres. Encontrarse de nuevo con Juan Marcos aviva en ella aquella intensa atracción que sintió la primera vez que vió a este hombre prohibido para ella por estar casado.

Por otro lado, Samantha tiene la responsabilidad de proteger al hombre que robó su corazón cuando ella apenas tenía 15 años. El es Willy Del Castillo, (Fabián Ríos), un playboy que no la reconoce ni la recuerda. A pesar de que Samantha ha aprendido a dejar sus sentimientos a un lado, volver a estar frente a Willy le genera inseguridades que siempre la han atormentado y aunque le cueste aceptarlo renace en ella el amor que una vez sintió por él.

Esta historia nos devuelve a antiguos rostros del mundo de las telenovelas como Katie Barberi, Leonardo Daniel, Gilda Haddock, Tatiana Capote, Carlos Montilla y nuestra siempre recordada Alba Roversi. También dentro del reparto figuran nuestros compatriotas, Patricia Alquinta y Miguel Durand.

No te pierdas “Corazón Valiente” por ATV a las ocho de la noche y en HD.

martes, 17 de julio de 2012

CORAZÓN DE FUEGO: EFICIENTE HISTORIA QUE ACABÓ POR CONVENCER

Culmina "Corazón de fuego", una atractiva producción peruana que contó con adeptos en un horario muy díficil. No obstante, pese a algunos altibajos, los resultados han sido positivos y hasta puede ser considerada como una de las buenas producciones presentadas en lo que va del año.

Lima, 17 Julio 2012, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Llega a su final "Corazón de Fuego", una buena producción nacional que mantuvo un público cautivo y que si bien no despegó cono debiera tampoco defraudó. Repasamos lo que fue esta atractiva producción peruana que tuvo en los roles protagónicos a los actores colombianos Natasha Klauss y Tiberio Cruz.

LA HISTORIA

Honorio Vázquez (Tony Dulzaides), está casado con Emilia, pero mantiene una relación con Rosaura Montenegro, (Sonia Oquendo); ésta última decide matarla para que Honorio enviude y se quede con toda las tierras de Sierra Morena. Cuando llega el día, Rosaura mata a Emilia y a dos de sus tres hijos, pero Lucía, (esplendida Natasha Klauss), la hija menor, logra huir con la ayuda de su cómplice, su hermano quien se lleva a Lucia y la cría como a una hija. Rosaura se casa con Honorio y tienen una hija: Sandra, (Claudia Berninzon), además de los anteriores hijos de Rosaura: Norma, (muy bien Katia Condos), Fernando, (Tiberio Cruz) y Mateo, (muy bien Joaquín de Orbegoso).

Lucía es dada por muerta junto a sus hermanos y su madre: Las investigaciones determinan que todos murieron de un ataque terrorista; pero ella es criada por Gerónimo Vivanco, quien no es otro que Víctor Montenegro. Ahora bajo el nombre de Alejandra, su 'padre' la manda a Estados Unidos a estudiar. Trascurren veinte años, tiempo en el que Alejandra se ha convertido en una Maestra Pisquera en el Valle de Napa, California. Ella decide regresar a Perú, pues su padre Víctor está a punto de morir; éste le cuenta que su madre fue asesinada por Rosaura Montenegro y que la hacienda, Sierra Morena le pertenece por herencia; Alejandra decide cobrar venganza y entrar a trabajar con esas personas.

Tras un recorrido por la ciudad, Fernando conoce a Alejandra en un bar limeño y rápidamente tienen una pequeña aventura de alcoba que los marcará para siempre. Ella va a trabajar a Sierra Morena, a la mañana siguiente, sin saber que Fernando es el que administra esas tierras ni que está comprometido con Valeria Durand, (Alessandra Denegri). Ésta última y su madre, Miranda de los Heros (estupenda labor de Mirna Bracamonte), fingen ser dueñas de una cuantiosa fortuna; pero lo cierto es que Valeria se quiere casar con Fernando por su dinero; la situación de ella la sabe Rosaura, quien ansiosa de ascender socialmente defiende la relación a como dé lugar. Por otra parte, Mateo mejor conocido como Teo es el hermano menor de Fernando a quien siempre envidió. Él es amante de Valeria, a quien considera como un trofeo, ya que siempre ha sido desplazado por su hermano en todo; ellos dos junto a Rosaura se unen con la misión de deshacerse de Alejandra y evitar que recupere Sierra Morena.

AVENTURA BIEN ESTRUCTURADA

"Corazón de Fuego", mantiene el ritmo planteado en "Ana Cristina" (ATV. 2011). Si sus protagonistas no sucumben es porque la historia, vista hasta el hartazgo, cumple con los clichés planteados para este tipo de producciones.

La ambición por una hacienda es el perfecto pretexto para que la acción se amplíe y se vaya desarrollando temas paralelos que tienen que ver con los protagonistas de la trama. La infidelidad, el ansía por el dinero y la insatisfacción personal son tratados en la telenovela como soporte paralelo a la historia de Alejandra quien no puede consumar su venganza debido a que la atracción se transforma en amor hacia Fernando.

La telenovela tiene momentos atractivos que permiten el lucimiento de los actores y el gusto por la trama que muchas veces atrapa. El momento de la frustrada boda de Fernando y el posible secuestro de Carolina (Emilia Drago) son lo más atractivo de la trama. Lo mismo puede decirse del primer encuentro entre la pareja protagónica, algo pocas veces visto en telenovelas, pero si acorde a los tiempos actuales. Los diálogos de Alejandra y el acercamiento, casi sexual y muy liberal, hacia Fernando es mostrado de manera efectiva.

El ingreso de Sonia Oquendo como villana es agradable. La actriz no necesita mayor presentación porque su experiencia la avala. Incluso sabe ser más mala que buena. Luce bien cuando se junta con Miranda, (Mirna Bracamonte) y hasta la inclusión de una bruja en la trama permite que la historia nunca deje ser preconcebida como de campo. La gran actriz, Haydee Cáceres no defrauda y nos hace recordar a "grandes brujas" dentro del mundo de las telenovelas. La otra cara de la moneda es la inclusión de Valeria (Alessandra Denegri) quien cumple a medias con su labor. Su poca experiencia en este tipo de producciones la hacen aparecer como demasiado fingida para un rol importante, además de ponerle poca fuerza dramática en las escenas claves. Quien sí luce genial es Joaquín de Orbegozo, su rostro y talento le permiten desempeñarse bien como villano, pero cuando se arrepiente de sus actos tiene escenas muy solventes que aportan a la consistencia de su personaje.

Sin duda la historia escrita por Kathy Cárdenas, Mariana Silva, Natalía Parodí y Bruno Ascenzo cumple con creces su misión de dar al público no solamente romance sino efectivas historias paralelas, algunas crecen más que otras, por el complemento actoral de sus protagonistas, como es el caso de Norma (Katia Condos) quien vuelve a brillar, como en el pasado, (Cosas del amor. América Producciones, Perú. 1999). Su pasivo carácter, la atracción hacia su empleado y su frustrada vida conyugal con su esposo Juan Pedro (Javier Valdés) que se prolonga con la vida extramatrimonial de éste con Zoila (Maryloly López), constituye uno de los motivos a seguir con esta parte de la historia que aumenta eficientemente con el ingreso de Marinés (Buen aporte de Melania Urbina en los últimos capítulos de esta producción), que se convierte en el perfecto cierre de esta parte de la trama que no decepciona.

El momento del acercamiento de Norma con Roque Sandoval (buen debut de Renato Bonifaz), es otro de los buenos aportes. Por momentos, el público parece seguir más a esta pareja que a la de Alejandra y Fernando. Si los protagonistas nunca caen en el hartazgo es porque el guión ayuda a no olvidar quienes son los protagonistas centrales. Lo cierto es que Bonifaz le inyecta a Roque, una mirada transparente y sonrisa franca. Es ese tipo de personalidad que termina agradando más que los propios músculos y prominentes abdómenes de los trabajadores de campo, ya mostrados en cuanta telenovela de este tipo se haya realizado como las presentadas por Nicandro Díaz (Soy tu dueña. Televisa. 2010). Aquí el personaje de Roque enamorará a Norma Salazar y a su hija Carolina Castro Salazar. Ambas mujeres se verán enfrentadas por el amor de este galán que no necesita de mostrar muchos músculos para enamorar a sus féminas. Y todo luce fresco y hasta creíble.

La historia dirigida por Aldo Salvini cuenta con una infraestructura de primera. Incluso superior a lo mostrado en "Ana Cristina", (ATV. 2011). La ambientación en exteriores es muy buena y las escenas de acción son muy logradas. Se nota, por ejemplo, la mano del director en hechos como la muerte de Fernando (un solvente Fabricio Aguilar) y en los planos cerrados mostrando el rostro desencajado de los actores al momento de llegar al clímax de algún problema presentado.

Eso sí, no entendemos el porque no se quedaron con el titulo original “Sierra Morena” que es más aceptable que “Corazón de Fuego” que podrá ser romántico y efectivo, pero por lo mostrado hasta ahora, el primer título estaba más acorde con el guión original. Recordemos que “Cumbres borrascosas”, “La dueña”, “De Pura Sangre”, “La gloria y el infierno”, son títulos exitosos de telenovelas que nunca tuvieron que ver con el romance central y no por ello dejaron de ser seguidas con interés.

LOS PROTAGONISTAS: OTRA VEZ LA ETERNA DISCUSIÓN


La telenovela tiene de todo para gustar, pero se estaca a medio camino. En parte a la poca química entre sus protagonistas que esta vez lucen en lados opuestos. Mientras Natasha Klauss brilla gracias su simpatía y experiencia en este tipo de labores, la otra cara de la moneda la constituye Tiberio Cruz quien puede agradar por su físico a cierto público femenino, pero lamentablemente no es el actor que se necesitaba para ser la contraparte de Klauss. Comienza bien por la gran pareja que tiene a su lado, pero con el correr de los capítulos se desdibuja totalmente. No sabe llorar, grita en lugar de mostrar dolor y se muestra demasiado "duro" para las escenas claves de la historia.

En suma, Cruz pasará a acompañar a Guillermo Pérez (Soledad. América Producciones, Perú. 2001), otro galán extranjero que primero tuvo que realizar un protagónico en Perú, para luego escalar posiciones hasta madurar como actor y lograr algo de consagración.

Por cierto nadie dice que no se escojan actores extranjeros, y en un mercado como el peruano, es hasta necesario, diríamos, por la poca actividad en este tipo de producciones. Lástima que debido a los contratos de exclusividad con las grandes corporaciones como Televisa y Telemundo, muchos talentosos actores extranjeros no llegan a nuestro país sencillamente porque están prohibidos de hacerlo, además de los suculentos sueldos que cobran. Entonces necesariamente se recurre al catalogo de modelos y actores debutantes que muchas veces aprenden a actuar aquí en el Perú y es su trampolín para su consagración definitiva.

En resumen, la producción de Rodolfo Hoppe no defraudó. Lástima que aún no exista visos de una posible nueva producción. En ATV todo es mutis en torno al futuro de estas producciones. Lo cierto es que la felicitación va para este grupo de profesionales que confirmaron que en el Perú se puede realizar producciones de este tipo.

Estamos seguros que el guión fácilmente puede ser adaptado nuevamente en el extranjero. La historia atrapó a muchos en el Perú que unido a un eficiente acabado técnico permitieron convertir a esta producción en una de las mejores mostradas actualmente, en lo que va del año.

(*) rmanrique@elinformanteperu.com
www.elinformanteperu.com

lunes, 16 de julio de 2012

STHEPANIE CAYO PROTAGONIZARÁ NUEVA TELENOVELA EN COLOMBIA

La actriz peruana, Stephanie Cayo compartirá roles actorales con el actor venezolano Ernesto Calzadilla en la próxima producción colombiana “La hipocondriaca”

Lima, 16 Julio 2012, (Por: Mirian Castillo: El Informante).-  La actriz peruana Stephanie Cayo sigue laborando con éxito en la televisión colombiana. Tras varias producciones realizadas en dicho país, cayo protagonizará una nueva historia, titulada  “La hipocondriaca”.

La actriz peruana compartirá roles actorales con el actor venezolano Ernesto Calzadilla en una nueva producción que Caracol Televisión realizará en sociedad con Sony Pictures Televisión (SPT).

“La hipocondriaca” constará de 120 capítulos, de una hora cada uno, que serán emitidos diariamente por Caracol TV en Colombia. La producción iniciará sus grabaciones en octubre.

La historia presentará a Macarena (Cayo), hermosa y sensible chica hipocondriaca, y a su médico, el culto, atractivo y exitoso doctor Alejandro (Calzadilla), quien prescribe incorrectamente que ella padece una enfermedad terminal y que solo le quedan seis meses de vida.

Stephanie Cayo sigue triunfando y estelarizando telenovelas en Colombia.

lunes, 9 de julio de 2012

LA TELENOVELA DEL RECUERDO: LA COLORINA

El canal de cable "Telenovelas" repone "La Colorina" una telenovela que es muy recordada por los adictos al género.

Lima, 09 Julio 2012, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Se anuncia en el canal de cable "Telenovelas" de propiedad de Televisa, la reposición de "La Colorina" uno de los "mitos sagrados" de la televisión mexicana que ha sido contado infinidad de veces y transcrita en millones de blog y web de telenovelas en el mundo entero.

Claro, muchos toman como base la sinopsis de la misma televisión mexicana y lo que opinan los críticos en base a su repercusión en dicho país.

Pues bien, a raíz del fallecimiento de la actriz María Teresa Rivas, nos referimos brevemente a dicha producción y sostuvimos en esa oportunidad que "La Colorina, no había sido éxito en el Perú como algunos señalaban alegremente, pero sí el tiempo la convirtió en una telenovela de culto".

Hoy que tendremos la oportunidad de repasar sus capítulos recordemos lo que constituyó para el mundo de la telenovelas esta producción de Valentín Pimstein realizada en 1980, historia original de Luis Arturo Moya Grau que devolvía al mundo de las telenovelas a Lucía Méndez quien se había lanzado a la fama internacional gracias a "Viviana", un clásico y suceso indiscutible en todos los países donde se emitió. Su compañero en el papel principal fue Enrique Álvarez Félix, encargado de dar vida a Gustavo Adolfo; además de José Alonso, María Teresa Rivas, María Rubio, Julissa, Armando Calvo y el actor peruano Fernando Larrañaga, en una de sus últimas participaciones en la televisión mexicana.

LA HISTORIA

Fernanda Redes Paredes, (Lucía Méndez), mejor conocida como La Colorina, es una bella mujer que trabaja en un cabaret junto a su amiga Rita (Julissa). Una noche, ellas son invitadas por un sujeto que frecuentaba el bar donde ambas trabajaban llamado Iván (mucho mejor en la segunda parte de la historia, el gran José Alonso), a pasar la noche a su casa con la promesa de un buen pago por compañía, Iván resulta ser solamente un vividor que se mantiene a costillas de su cuñado Gustavo Adolfo (Enrique Álvarez Félix), quien está casado con Alba (todavía laborando como actriz, la hoy escritora, Liliana Abud), que es hermana de Iván, la cual está postrada en cama por una enfermedad terminal.

Cuando Rita y Colorina reclaman por el pago del dinero arman un escándalo en la casa despertando a la señora de la casa y madre de Gustavo Adolfo, Ana María, (Espléndida María Teresa Rivas), quien esa misma noche elabora un plan que consiste en tener un nieto y heredero a costillas de la necesidad financiera de Colorina a quien ofrece una fuerte cantidad de dinero para embarazarse de su hijo. Colorina acepta y Alba quien se entera de los planes de Ana María pide a Colorina hacer feliz a su marido y darle muchos hijos luego de que ella muera, para esto Colorina se entera que está embarazada y se muda a la mansión Almazán y se retira del cabaret, sin embargo debe soportar los maltratos y humillaciones de Ana María.

Cuando el niño nace Colorina se encariña con él, mientras Gustavo Adolfo lo hace con Colorina quien le dio un hijo varón, sin embargo ella decide romper el trato y a sabiendas de que Ana María se negará a entregárselo, escapa con ayuda de Ami, (Muy bien la gran María Rubio), la ama de llaves de la mansión y gracias también a la ayuda de Polidoro y Toribio, (Luis Bayardo y Héctor Ortega).

 
 Ahora Colorina decide hacerse llamar por su verdadero nombre, Fernanda, y huir lejos, para esto Polidoro se entera que su mujer, Mirtha, (María Sorté), lo ha abandonado para irse con su amante Enrique (en uno de sus primeros papeles, Salvador Pineda) y lo deja con sus dos hijos. Por ello, Polidoro acuerda que Fernanda se lleve a los niños, de este modo tendrán una madre y ella pasará desapercibida por el hecho de que buscan a una mujer con un solo bebé y no tres.

Una vez establecida, Fernanda logra sacar adelante a sus hijos José Miguel (Guillermo Capetillo), Danilo (José Elías Moreno) y Armando (Juan Antonio Edwards) quienes han crecido y ahora se encuentran en la Universidad. Precisamente sus estudios los lleva a la capital con lo que Fernanda regresa al lugar donde un día huyó, poniendo una exclusiva Boutique. Ahora Fernanda tendrá que enfrentarse a Ana María quien no quiere ver a su hijo con una ex-cabaretera además que guarda un profundo rencor por el rapto de su nieto y aunque Fernanda promete llevarse el secreto a la tumba acerca de la identidad de su verdadero hijo la llegada de Mirtha complicará más las cosas.

COLORINA...CON SU CANTO DE GOLONDRINA

Lucía Méndez era la superestrella de las telenovelas gracias a "Viviana" (Televisa-1978). El inicio de su tradicional desencuentro con Verónica Castro data de esa época y el motivo no era otro que los celos profesionales de ambas. Recordemos que casi a la par del estrellato de la Méndez, la Vero lograba también el ascenso triunfal con "Los ricos también lloran" (Televisa-1979).

En el Perú la llegada de Lucia Méndez a nuestro país en 1979 fue triunfal. Coincidía con la emisión de los últimos capítulos de "Viviana". Era una época en que nuestro país estaba en plena transición de la dictadura militar a la democracia y nuestra televisión también experimentaba un cambio.

De "Viviana" y su éxito en el Perú hablaremos en su oportunidad así como de la accidentada visita de la Méndez a nuestro país. Lo único que diremos es que en declaraciones al desaparecido diario "la Crónica", ya Lucía anunciaba que su siguiente producción sería "La Colorina".

Es más, uno de los motivos por lo que la actriz terminara siendo rechazada en nuestro país, no sólo fue por los escándalos en que se vio envuelta, ni por no tener buena voz y cantar canciones pasadas de moda, sino que el público esperaba la llegada de la actriz, tal cual vimos, en "Viviana", pero ella como toda una diva se presentó con una trencitas a lo Bo Dereck (recordada actriz norteamericana que hacía furor esos años por su papel en 10, la mujer perfecta), con lo que terminó siendo rechazada por la gran mayoría de público.

Lucía permaneció varios días en nuestra capital y pudo darse cuenta el efecto de rechazo que causó verla de esa manera. Ella declaró que tenía esa apariencia porque así luciría en su siguiente telenovela de nombre "La Colorina", pero nada de eso es cierto porque el público notará que la Méndez solamente lució ese peinado en apenas dos capítulos de la historia en la que el personaje cambia de apariencia para no ser reconocida por los hombres que mandó Ana María para encontrarla.

Ahora bien, algunos señalan que el papel de "La Colorina" estaba destinado inicialmente para Christian Bach, más no es del todo cierto. El papel siempre fue para Lucia Méndez, pero como Valentín Pimstein era un hombre con una amplia experiencia en este tipo de producciones, sabía que Lucía estaba con unos "aíres de diva" que cualquier cosa podía pasar. Por eso, siempre tuvo a la mano una segunda opción y esa era la bella Christian Bach quien se había dado a conocer en "Los ricos también lloran" (Televisa, 1979), donde resaltaba por su espectacular belleza e innata simpatía y eso constituía un gran trampolín para un futuro protagónico que tiempo después lo consiguió de manera triunfal.

"La Colorina" fue una muy bien cuidada producción de primer nivel. Si bien, muchos dentro de la sinopsis de la telenovela colocan que el oficio de la protagonista era una "prostituta". Diremos que ello tampoco es del todo verdad, porque efectivamente la historia cuenta la vida de una prostituta que se convierte en señora, pero durante la emisión de la telenovela no se señalaba eso, más se le daba el término de "cabaretera" o bailarina de un night club. Eso para evitar rechazo o suspicacias. Además nunca hubo una escena de cama o un desnudo. Incluso la noche en que Gustavo Adolfo y Colorina supuestamente hacen el amor fue de los más simplista. Las escenas que eran objeto de rechazo eran los diálogos demasiado chocantes para la época, el vestuario y el chicle con el que paraban mascando tanto Colorina como Rita. Además en ningún momento se plantea algo morboso, las escenas eran sugeridas y eso bastaba para que el público no se sintiera complacido.

La entrada musical estuvo a cargo de Camilo Sesto quien compuso el tema especialmente para esta historia. La canción, a pesar de no constituirse en un gran éxito, fue sin duda uno de los atractivos de la historia, así como el ver la silla de ruedas de "Alba" subiendo y bajando por aquella gran mansión de la familia Almazán.

En el 2001 se realizó una nueva versión "Salomé" en el que todo fue tal cual estuvo planteado en su guión original. Lo único que varió fue su final, demasiado aparatoso pero efectivo. La telenovela fue protagonizada por Edith Gonzáles y el actor Guy Ecker. Esta producción de Juan Osorio tuvo éxito en México y otros países, pero nunca llegó a la altura de "Colorina".

También en Argentina, en 1993, se realizó otra versión más, a cargo de la flamante Televisa Argentina llamada “Apasionada”, protagonizada por Susú Pecoraro y un joven Darío Grandinetti. La historia  estuvo protagonizada por estos dos talentosos actores, tal vez no ideales para este tipo de género. La entrada con el tema "No sé tú" de Luis Miguel atrapaba más que la propia telenovela. También fue emitida en el Perú y constituyó un fracaso.

LA HISTORIA ORIGINAL

Si en el mundo de las telenovelas ya habíamos visto a una doméstica superarse y convertirse en una señora de sociedad, a una ciega recuperar la visión  y ser millonaria y hasta una italiana llegar a convertir sus sueños en realidad, todas estas historias ya habían sido dadas a conocer, sólo faltaba el extremo en la novela rosa, la superación de una mujer de la calle que, contra todo pronóstico, se superará y se convertirá en una señora de sociedad.

Arturo Moya Grau, escritor y actor chileno, fue el creador de una trama cuya original chilena tuvo buena sintonía en su país de origen. Pimstein conocía del talento de Moya y no era la primera vez que en México se adquirían los derechos de un guión de su autoría. Anteriormente se adaptaron del autor títulos como J.J Juez (Televisa. 1975), Pelusita (Televisa. 1980) y la misma María José (Televisa, 1980).

La trama original cuenta con dos historias paralelas, la historia de Colorina y también de Polidoro. Además cuenta con dos partes delineadas, muy de moda en esos años, la historia de la Colorina como cabaretera hasta su huída de la casa de los Almazán y la transformación y regreso a la capital convertida en una señora respetada.

Ahora bien, como siempre sucede en el mundo de las telenovelas, la idea es original pero también tiene ciertos retazos con otros guiones. Así, esta historia tiene cierto parecido a "Simplemente María", sobretodo en la segunda parte, cuando ella producto de su superación personal se convierte en una reconocida diseñadora de modas, tras iniciarse como simple costurera. En esa parte de la telenovela, la narración es solamente superficial ya que se obvia todos esos años de supuesto “sufrimiento”, para solamente en 20 minutos y luego de un collage de fotos poder ver ya creciditos a los hijos de Colorina.

Con esta historia, se pretendía voltear la trama de las telenovelas y demostrar que una prostituta puede redimirse, pero el público parecía no aceptar eso. Para nuestro gusto, la telenovela carece de una mayor dosis de crudeza dado el tema que planteaban. El personaje de la Méndez luce demasiado pintoresco y no dramático. Por ello, el rechazo en sus primeros capítulos, dado que además de prostituta, aquí Colorina era inculta, soez y vulgar. El atractivo radicaba en tener como pareja a Enrique Álvarez Félix, quien prácticamente parecía ser una copia fiel del personaje que interpretaba. Ella de carácter fuerte y él débil y atrapado en las garras de su madre. Con el correr de la historia se puede notar que Álvarez Félix mostraba un exceso de maquillaje que perjudicaba su piel. Sin duda, ya en esos años, el actor sabía que no podía seguir personificando a un galán, sobretodo porque sus posturas denotaban no mucha masculinidad. A pesar de eso, Álvarez Félix fue un gran actor y aquí tampoco desentonó. Sin destacar mucho, el papel era simplemente para él.

En esta producción se observó, otra vez, el buen trabajo del productor Valentín Pimstein, quien pudo "resucitar esta telenovela" gracias a su gran manejo ejecutivo. La historia levanta en interés cuando todos deseábamos conocer ¿Quién era el hijo de la Colorina? De hecho Pimstein nos da una pista cuando al final de la primera parte, Fernanda le dice a dos de sus hijos "que se tienen que ir con Polidoro".

Como todo "viejo lobo" de las telenovelas, Pimstein al ver que ya no necesitaba de nada más para que el éxito le sonriera, en los 30 últimos capítulos de la trama, se puede ver la transformación de Fernanda que “por arte de magia”, vuelve a sus años de juventud luciendo más bella que nunca, mientras sus dos galanes que se disputaban su amor, lucían siempre canosos.

El final, tantas veces visto, casi se volvió de antología por la pregunta que le hace Fernanda a Gustavo Adolfo en el capítulo final, con esa subida de cabellos espectacular: ¿A quién prefieres, a Fernanda o a La Colorina? También es destacable el final de Ana María tragándose su orgullo y llamándola “Señora”.

Por la telenovela pasaron rostros muy jóvenes que vale la pena volver a verlos. María Sorté, Alma Delfina, Yuri, Christian Bach, Alberto Inzúa, Juan Luis Gallardo, entre otros grandes actores.

LA COLORINA EN EL PERÚ

Corría 1979 y tras el impacto que produjo "Viviana", América Televisión terminó por convencerse que la competencia ideal para el noticiero "24 Horas" que emitía el otro canal (Panamericana Televisión) eran las telenovelas. Ya había obtenido suceso con la historia protagonizada por Lucia Méndez y ahora mantenía el mismo nivel de sintonía con "Los ricos también lloran". El horario de las 10 de la noche parecía perfecto y por ello no titubeo que tras el final de la historia de Verónica Castro, vuelva Lucia con "La Colorina", pero esta vez dado que su estreno, casi a la par con México, y por problemas de envío, podía causar retraso en la emisión de capítulos, entonces se le ocurrió programarla solamente media hora, compartiendo el horario con "Muchacha de barrio", otra historia de Televisa con Ana Martin y Humberto Zurita.

Pero esta vez no le salieron bien las cosas a los ejecutivos de América, porque el resultado fue desastroso. El público que había quedado impactado con la belleza y la simpatía de Lucia quien era una perfecta campesina en “Viviana” y verla ahora gritando desaforadamente, tomando licor y para colmo fungiendo de cabaretera, no quedó conforme con el cambio y la sintonía decayó a los pocos días. En esos tiempos, sin cable e internet, solamente se decía que en México el público protestaba por la emisión de varios capítulos de esta historia y hasta se pensó que América había mutilado la telenovela para evitar que la polémica se extienda al Perú. Nada de eso fue cierto. Lo real es que el público peruano no quería ver a Lucia interpretando un papel así. Por ello la telenovela fue trasladada, sin pena ni gloria, al horario de la una de la tarde y posteriormente trasladada al mediodía.

Eso sí, nunca "La Colorina" tuvo niveles de sintonía bárbaros en el Perú, como se afirma alegremente. Por esos días, RPP aún emitía radionovelas y transmitió una versión radial de la historia de Arturo Moya Grau, gracias a ello nos enteramos el giro que da la historia que terminó resultando atractiva aunque sin el efecto inmediato que posteriormente tuvo esta producción.

El tiempo y la posterior emisión, en otros canales peruanos que recién iniciaban sus transmisiones como ATV, Frecuencia Latina y la misma América que volvió a reponerla en 1984 en el horario de las ocho de la noche, permitieron que esta historia tenga incondicionales adeptos. Tiempo después Lucía volvió a conquistar a los peruanos, aunque sin el efecto que causó con "Viviana", con otra historia como "Tú o nadie" (Televisa. 1985) y por ello mayor fue el atractivo del público por la historia de Moya Grau. Ya con la llegada del cable y del Internet, el público se enteró “la historia detrás de esta producción” y de lo que ocurrió en México, que es harto conocido, con lo que la preferencia por Lucia aumentó y el tiempo convirtió a esta telenovela como casi de culto para el público adicto a este tipo de producciones y que siempre la tiene presente como una de sus favoritas.

(*) rmanrique@elinformanteperu.com
http://www.elinformanteperu.com/

domingo, 1 de julio de 2012

LA QUE NO PODÍA AMAR: LA AMBICIÓN SE ANTEPONE AL AMOR

Culmina "La que no podía amar", una buena producción mexicana cuyos actores de reparto brillaron más que sus contrapartes protagónicos.

Lima, 01 Julio 2012, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante).- Llega a sus momentos cumbres, la telenovela "La que no podía amar" que resulta, con justicia, una de las más sintonizadas en el horario estelar de América Televisión.

La producción de José Alberto Castro ha presentado, gracias a sus guionistas, una historia diferente a lo ya mostrado con anterioridad. Recuerden que esta telenovela es la tercera vez que es producida en México. Sin duda, en Televisa, se han dado cuenta, que con la llegada del Internet y el cable, ya no se puede mostrar "lo mismo de siempre". El público no es tonto, ahora tiene a la mano, a YouTube para comprobar las diferencias con la historia original de Delia Fiallo, realizada en dos oportunidades por este mismo consorcio mexicano. Por ello ahora se opta por adaptar dos historias en una, como "Amor Bravío" o "Corazón Salvaje", o simplemente voltear una historia y readaptarla de nuevo como se hizo con "La que no podía amar", nueva versión de una trama anteriormente protagonizada por Edith Gonzáles y posteriormente por Claudia Ramírez.

Podemos hablar muchas cosas de esta telenovela, pero no se puede negar que "La que no podía amar" tiene el mérito de mantener en suspenso a los televidentes mostrando diálogos y una fuerza interpretativa de sus principales actores de reparto que deja sin aliento a muchos en varios capítulos, además que la historia está muy bien delineada donde la ambición se antepone al amor y el "todo vale" siempre está presente en cada uno de sus capítulos.

SU HISTORIA


En la ciudad de Tuxtla en el estado de Chiapas, (México), vive Ana Paula Carmona (Ana Brenda Contreras), una noble y esforzada joven que está a punto de graduarse como enfermera. Ella ha quedado huérfana desde muy pequeña, por lo que junto a su hermano Miguel (Osvaldo Benavides) quedan al cuidado de su tía, Rosaura Flores (impecable Ana Bertha Espín), una mujer amargada, egoísta y ambiciosa que ejerce una especie de chantaje emocional sobre sus sobrinos fingiéndose enferma, ya que los culpa de no haber podido disfrutar de su vida como hubiera querido, por estar al pendiente de ellos.

La situación económica de la familia es muy precaria, viven en una humilde casita que les renta Don Máximo (Javier Ruán) un hombre malintencionado que al no poder cortejar a Ana Paula, decide en venganza echarlos a la calle, además de acusarla a ella de intento de asesinato. Ana Paula conoce en el jugado, de manera casual a Bruno Rey (muy bien Julián Gil), el joven abogado de Rogelio Montero Báez (Jorge Salinas), el terrible dueño de la Hacienda Del Fuerte ubicada en el pueblo de San Gabriel. Rogelio quedó inválido hace tiempo atrás a causa de un accidente, debido a esto su prometida Vanessa (Mar Contreras) lo abandonó y a partir de allí se convirtió en un hombre despiadado, amargado y ruin. Bruno le ofrece a Ana Paula el trabajo de enfermera de Rogelio, ella sin dudar lo acepta ya que el sueldo es bueno y lo ve como la única posibilidad que le queda para salvar a su familia de la ruina.

Ana Paula acude a la hacienda pero se espanta al conocer el carácter de Rogelio, y se ve resignada a trabajar para un hombre con tan mal carácter en un lugar que le parece frío e inhóspito. Además de Rogelio, en la casa vive su hermana Cinthia (excelente Susana González), que se siente obligada a cuidar de su hermano y soportar su carácter pues él se niega a darle la parte de la herencia que le corresponde, esto como la manera de retenerla a su lado. También están Efraín (Fabián Robles), un peón de la hacienda que ama a Cinthia pero ésta solo lo utiliza cuando está aburrida; Consuelo (Michelle Ramaglia) una joven sirvienta que le tiene un inocente y sincero amor a Efraín; y María (impecable Ana Martín), la madrina de Consuelo, una mujer abnegada y generosa que ha criado a Rogelio y Cinthia como si fueran sus propios hijos. Además junto a ella vive Margarito (demasiado empalagoso el pequeño Bernardo Flores), un niño al que María protege.


Entre ires y venires de su trabajo, Ana Paula conoce a Gustavo Durán (José Ron), un joven ingeniero, honesto y trabajador, que vive con su hermana Mercedes (Anaís), también enfermera. Entre ambos surge un amor que a su vez despierta un peligroso conflicto, pues Rogelio también se ha enamorado de Ana Paula.

Debido a un trágico accidente que provoca Miguel, en el que queda herido y con posibilidades de ir a la cárcel de por vida, Rogelio le propone a Ana Paula que salvará la vida de su hermano si ella acepta ser su esposa. Ana Paula acepta después de que Bruno y Rosaura le hacen creer que Gustavo ha muerto, pero no se imagina el calvario que le espera.

INTENSO DRAMA


"La que no podía amar" es una de las mejores producciones de la temporada por su intensidad, su fuerza interpretativa y su narrativa al contar una historia, volteada, donde la ambición se antepone al amor y es que los villanos lucen estupendos y levantan cada escena a más no poder.

Y aquí merecen más de un elogio los guionistas de esta nueva adaptación porque construyeron personajes muy bien definidos unidos a unos conflictos intensos que dejan con ávido interés a más de uno.

Definitivamente, aquí el guión termina elevando a esta producción. No importa si los protagónicos no lucen como debieran y el amor está casi ausente. Lo que al público le interesa saber es hasta donde la ambición conlleva a la maldad. El ansía por el dinero y el poder figura en todo su esplendor. La verdad, poco importa que el título original no diga nada, lo que deseamos saber es que pasará con tan estupendos actores de reparto.


En verdad, ni Ana Brenda Contreras, José Ron y Jorge Salinas, están para figurar en los roles protagónicos. Ana Brenda (así quiere que la llamen ahora), no es ni la sombra de la joven que nos encandiló en "Teresa" y hasta en "Sortilegio". Demasiado fingida, por momentos, y hasta exageradamente cándida en varias de las escenas. Los guionistas seguramente pensaron o tenían en mente el perfil de Claudia Ramírez, pero a dicha actriz, le caía a pelo el personaje porque su rostro frágil y angelical era ideal para el personaje. No tenía que impostar ni mostrar actos demás, porque ella era simplemente la "Yulissa" ideal (Te sigo amando-Televisa-1997). En cambio aquí, Ana Brenda hace grandes esfuerzos, pero nunca logra compenetrarse con el personaje, su rostro no encaja en el perfil de Ana Paula, se muestra débil a la hora de mostrar las intensas situaciones que allí se producen.  No hay diferencia si sufre por Rogelio, por Gustavo o por su hermano y hasta cuando se entera de la verdad al saber que su tía es una de las culpables de su tragedia.

Para colmo su lado tierno junto al "insoportable" de Margarito, que luce demasiado cándido para su edad, resulta demasiado impostado. El niño se comporta como un menor de seis años cuando no lo es, ello determina que la escena sea débil y no cause mayor efecto que el de terminar aburriendo.  El personaje de "Ana Paula" es demasiado frágil porque Ana Brenda Contreras confunde inocencia con candidez. Simplemente, o no está bien dirigida o le queda grande el papel. Hay pocas escenas en las que la actriz sale airosa como en el momento en que se cae en la silla de ruedas de Rogelio y se observa que la belleza física de la actriz da en la talla del personaje, pero lamentablemente la violencia y sufrimientos de la que es objeto dejan mucho que desear.

Otro que tampoco encaja es José Ron, un buen actor que vimos en todo su potencial en "Los exitosos Pérez" (Televisa-2011). Lamentablemente este personaje le queda grande. No nos impide olvidar a Arturo Peniche, impecable en la versión original de esta historia (Monte Calvario-Televisa-1986). A Ron le falta la fuerza necesaria y hasta, diríamos la simpatía con que convencernos que estamos ante un hombre que sufre por el amor que la vida y las intrigas separó.


Tal vez el guión haya favorecido al personaje de Jorge Salinas quien es el verdadero galán de la trama, pero necesitaba un contraparte mejor. Ron no es el prototipo ideal para siquiera "hacerle frente" a un actor como Salinas, que a pesar de no gustarnos mucho su actuación, no podemos desconocer su trayectoria y experiencia. En todo caso, lo mejor del enfrentamiento entre ambos, radica en la escena de acción, cuando se van a los golpes en una bien coreografiada escena donde la historia crece a más no poder, ya que el personaje de "Rogelio" demuestra que el impedimento físico no es obstáculo para que uno luche por lo que quiere.

Salinas, es un actor con amplia trayectoria y un hombre muy conocedor de lo que es telenovelas en la actualidad, ya que siempre está al tanto de los remakes basados en clásicos noveleros para poder tentar un personaje, como lo hiciera con "Fuego en la sangre" (Televisa-2010) y hasta con "Mariana de la noche" (Televisa-2009)  y ahora también tendrá el papel estelar en el remake mexicano de "La hija del mariachi" (RCN-Colombia-2009), próxima a ser producida.

Lo cierto es que Salinas está vez luce mejor que sus demás compañeros, pero ello no es suficiente ya que el actor no logra equilibrar su personaje y buscar diferencias faciales y gestuales a la hora de interpretar a un malhumorado hacendado y cambiar su personalidad por la de un bondadoso ranchero. A Salinas le falta la fuerza de José Alonso en la historia original (Monte Calvario, Televisa, 1986) y la dureza de Sergio Goyri (Te sigo amando, Televisa, 1997). Debemos recordar que ambos actores si bien eran villanos, la fuerza y estilo interpretativo brillaba al retratar lo despiadados que pueden ser producto de su amargura al estar postrados en una silla de ruedas. Aquí, nada de ello cambia, al inicio de esta historia, porque solamente a media novela sabemos que Salinas ya no será el villano sino el galán con quien se queda su "princesa". Eso sí, un punto para tener en cuenta es que el perfil de este personaje dentro de la historia original de Delia Fiallo, sí está para Salinas, pero su inexpresividad a la hora de actuar lo echan todo a perder.


Es por ello, que los problemas románticos por los que pasa Ana Paula no se sienten. Es más, a uno poco le interesa con quien se quedará finalmente porque sencillamente no hay esa química y romance que traspase la pantalla.

De los tres, el personaje de Salinas es el más beneficioso por su bien delineado guión que nos muestra los estragos por las que pasa un hombre que es limitado físicamente, pero ello no es impedimento para que el amor renazca en él y puede constituirse en su salvación. El que la silla de ruedas en la que está postrado "Rogelio" siga presente hasta el final es un logro importante a tomar en cuenta por la forma inusual en que termina esta historia.

SECUNDARIOS DE LUJO


Pero si eso sucede en los protagónicos, los papeles de reparto, vale decir, los villanos son para pararse y aplaudir a rabiar. Tenemos a una Susana Gonzáles que luce estupenda en su rol. Su personaje va de menos a más. Cuando descubrimos que la verdadera villana estelar es ella, la intensidad crece en el guión, en parte, por la buena desenvoltura histriónica de la actriz quien sabe ser tierna y cruel a la vez.

Ni que decir de Ana Bertha Espín cuyo carácter y estilo se acomodan perfectamente para poder interpretar a esa Tía Rosaura, astuta, manipuladora y sumamente ambiciosa. Las escenas junto a Susana Gonzáles y Julián Gil, elevan la historia y nos ayudan a compenetrarnos más con la trama. Uno no puede dejar de perderse un capítulo porque la telenovela tan astutamente equilibrada puede variar y toparnos en que nada es lo que parece.

A propósito de Julián Gil también merece párrafos aparte. Ya lo habíamos visto en "Eva Luna" (Telemundo, 2011) realizando papeles de villano y siempre destacó. Curiosamente el actor también estuvo en el Perú protagonizando "Los Barriga" (Frecuencia Latina 2008).


Pero no sólo es eso, el gran acierto del guión al contar los orígenes de Cinthia, permiten el buen desenvolvimiento escénico de doña Ana Martín, siempre relegada a papeles de mucama, nana o ama de llaves. Aquí como la mujer violada, vejada y convertida en la sirvienta de la casa para seguir al lado de su hija, convierten al personaje ya no en un mero soporte sino en una historia entrelazada más, que gusta y atrapa por el buen desempeño de la actriz.

Otro acierto a tomar en cuenta, es que ninguna de sus historias paralelas desentona. Es cierto, no lucen tan atractivas cono los personajes centrales, pero en líneas generales no defraudan porque son estratégicamente entrelazadas para que el efecto-causa tenga  mucho que ver con los protagonistas y permita que el suspenso continúe. Por ello va el aplauso para Ximena Suárez y todo su equipo de libretistas quienes han logrado un estupendo trabajo en los guiones de esta historia. Uno que la seguía por el cable ya preveía que la sintonía en nuestro país iba ser positiva porque sencillamente es una de esas producciones bien realizadas, con buenas tomas en exteriores y sobretodo con una historia cambiada, pero bien delineada en la que el interés nunca decae.

Eso sí, ya las maldades castigadas con una desfiguración producto de un incendio son demasiado mostradas. ¿No hay otra forma de castigar a los villanos? Lucero, Ernesto Alonso, Sergio Goyri, entre otros, terminaron de esa manera cuando interpretaron personajes crueles. Urge un castigo mejor para este tipo de personajes ¿No creen?


En suma, si la telenovela no es completa es porque los protagonistas nunca supieron estar a la altura de las circunstancias. "La que no podía amar" brilla gracias a sus estupendos secundarios de lujo. Aquí el amor se quedó a un lado. A pesar de todo, es una de las buenas telenovelas en lo que va del año. El aplauso va para los guionistas que pudieron crear una historia que no tiene pierde.

(*) rmanrique@elinformanteperu.com
www.elinformanteperu.com