Buscar este blog

jueves, 29 de enero de 2009

DANNA GARCÍA LE DICE ADIÓS A MÉXICO: GRABARÁ "LOLA CALAMIDADES" POSIBLEMENTE JUNTO A CHRISTIAN MEIER

Lima, 28 Enero 2009, (Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Luego de grabar "Un gancho al corazón" telenovela que ha resultado un éxito en México y que vemos con agrado a través del cable, la guapa Danna García le dice adiós a México ya que dejará la capital mexicana para volver a Miami y ponerse a las órdenes de Telemundo para grabar posteriormente en Colombia el remake de "Lola Calamidades", que RTI Colombia hará para dicha empresa.

La actriz confirmó, recientemente, a Televisa que luego de las grabaciones de "Un gancho al corazón" inmediatamente comenzará a grabar su siguiente telenovela llamada "Lola Calamidades" cuya pareja sería el actor peruano Christian Meier, aunque todavía no hay una confirmación oficial al respecto, ya que lo único que está confirmado es la inclusión de Danna como protagonista principal.

La actriz colombiana realmente "la hace linda" en México ya que su personaje de "la monita" ha gustado mucho. Ella protagoniza junto a Sebastian Rulli, está producción mexicana encarnando a una boxeadora con la cual gracias al buen argumento (un remake argentino) y al buen talento actoral allí reunido ha logrado la aceptación de los mexicanos (aunque todavía no la estrenan en el Perú, pronto estaremos comentando esta simpática producción).

Aunque muchos no lo sepan, Danna está establecida en México desde que tenía 17 años (hoy tiene 30), "Yo llegue a México hace más de 12 años, es mi segundo hogar es un hogar para mi." sostuvo la bella actriz recientemente a esmas. "Colombia es un lugar de descanso es como un refugio, pero en realidad he estado muchos año fuera de Colombia, pero siempre que regreso trabajo feliz y agradecida de la oportunidad y todavía poder compartir con muchos del staff técnicos y actores con los que crecí." indica la actriz.

LOLA CALAMIDADES: LA HISTORIA

“Lola Calamidades” fue una de las telenovelas más exitosas en la historia de la televisión colombiana. La trama original pertenece al talentoso Julio Jiménez, autor de Las aguas mansas, versión original de las posteriores dos versiones Pasión de gavilanes y Fuego en la sangre; así como de La viuda de blanco y Los Cuervos.

La primera versión (la más exitosa hasta el momento) data de 1988 protagonizada por Norida Rodríguez y José Luis Paniaguala. Así como Héctor Rivas y Delfina Guido. Muchos colombianos recuerdan esta historia por la actuación de la actriz Teresa Gutiérrez quien era la villana de turno. Posteriormente se hizo una segunda versión llamada “Dulce Ave Negra”, protagonizado por Lady Noriega.

Es importante mencionar que estas dos versiones nunca se emitieron en el Perú. Incluso varios países en el mundo jamás han visto estas versiones ya que la televisión colombiana recién comenzaba a abrirse paso en el mercado internacional.

Lola Calamidades (Danna García) es una bella chica que crece en un cementerio de un pueblo, ignorante y desarreglada y cuyo principal problema es la mala suerte que lleva consigo y que perjudica a los que la rodean.

Convencida de que trae mala suerte a todo a quien se le acerca, Lola vive lejos de otras personas. Cuando su escondite es descubierto, ella regresa a su ciudad natal. El pueblo cree que es un fantasma y por eso la repudian, por si fuera poco una serie de eventos anormales ocurren durante su llegada lo que causa un mayor temor a la población quienes temiendo por sus vidas deciden acabar con esta mujer de tan mala suerte. Pero en medio de la trifulca que se arma por la superchería de la población, un hombre salva a Lola de ese linchamiento (Christian Meier). Ella termina amando a su salvador, pero en un lugar gobernado por la superstición y las habladurías, nadie confía en ella, excepto el hombre a quien ella realmente ha entregado su corazón.

POSIBLE ELENCO

Aunque no hay una confirmación al respecto, porque con Telemundo no está dicha la última palabra (recuerden lo que pasó con "El engaño" o la misma "Doña Barbara"), hasta el momento sería Christian Meier la pareja de Danna García. Ellos estarán junto a un talentoso elenco conformado por Andrea López como Deborah María, Helena Doering como Úrsula, Kristina Lilley como Pepa así como el peruano Javier Delgiudice quien también figuraría en el reparto.

Aunque a finales del 2008 esto “era un secreto a voces”, incluso se grabó un spot publicitario que figuraba dentro de los planes de Telemundo para el 2009. A raíz de las declaraciones que dio Danna a Televisa confirmando su presencia en “Lola Calamidades” y asegurando la inclusión de Christian Meier como su compañero de reparto, es que ya muchos aseguran que esto es un hecho aunque como decíamos líneas arriba con Telemundo nunca está dicha la última palabra. Lo cierto es que tendremos a Danna García en “Lola Calamidades” luego de su paso, por cierto, exitoso en México. Ahora volverá a la empresa con quien tiene un contrato exclusivo. (Recuerden que solo fue “prestada” a Televisa en virtud del convenio entre ambas empresas y que resultó más provechoso para los mexicanos, porque todo lo contrario sucedió para Telemundo ya que Edith Gonzáles no ha gustado del todo como “Doña Bárbara”, es que, como hemos comentado ya en otros artículos, las estrellas se le acaban a Televisa y lamentablemente no tienen reemplazo).

En cuanto a Meier si su inclusión se confirma, tendría la oportunidad de actuar con una actriz carismática, talentosa y sobretodo en ascenso. Lo cual sería provechoso para su carrera porque valgan verdades hace rato que Meier no tiene un éxito en su haber. Veremos como le va en esta nueva aventura.

(*) rmanrique@elinformanteperu.com
www.elinformanteperu.com

Desde que Danna García confirmara que estará en "Lola Calamidades" con Christian Meier, muchos afirman que ya están en plena grabación. Lo cierto es que aún nada es oficial, pero existe un 90 por ciento de que sea el peruano quien la acompañe. En la foto, Danna García como "Valentina, la monita" en la exitosa "Un gancho al corazón" de muy buena sintonía en México. Danna grabará "Lola Calamidades" posiblemente junto a Christian Meier.

Aquí te presentamos la versión original de "Lola Calamidades". Una telenovela colombiana de gran éxito local, pero que nunca se vio internacionalmente.

MÓNICA SÁNCHEZ: EL AMOR ME CONMUEVE


La destacada actriz peruana se confesó recientemente a la Agencia Andina. En una entrevista muy agradable, la actriz confiesa de manera informal algunos detalles que muchos quisieran concer. Aquí la entrevista.
Lima, 29 Enero 2009, (Susana Mendoza, ANDINA).-
Es actriz, y lo será siempre. Mónica Sánchez es una mujer inteligente, confiesa, estar en un momento de búsqueda personal.

Fuiste osada para interpretar la Perricholi ¿Tuviste otra osadía en tu vida?
-No profesionalmente. Tenía 20 años, y el desenfado de esa edad. Aprendí mucho, estuve rodeada de maestros.

¿Y en otros ámbitos?
-Alguna vez me dijeron subversiva. He luchado por causas justas, por personas.

¿Por qué los artistas no asumen causas políticas?
-Es una cuestión cultural, aquí las personas no están acostumbradas a hacer públicas sus posturas, a defender sus ideas.

¿No te parece que sea por arribismo…?
-No, yo siempre digo que en el Perú somos los misios y famosos, jajajajaja, pero aquí el medio no es generoso sino mezquino.

¿Cuando interpretaste a la Muñequita Sally, qué se quedó de ella en ti?
-Sacó de mí la ternura, una alegría interna verdadera, mi niña. Y me quedó de ella, la fuerza, el sentido del humor y cierta pureza.

¿Recuperaste una pureza perdida?
-Convocó ese lado mío que probablemente olvidé en otros ámbitos de mi vida.

¿Cómo en cuáles?
-Probablemente en mi ámbito profesional, porque mi trabajo tiene que ver más con el lado dramático, intelectual.

¿Te gustaría hacer una comedia?
-Voy a hacer comedia este año porque me he dado cuenta que tengo cosas en mi que no he explorado, tengo mi lado lúdico.

¿Te gustaría hacer claun?
-Hace años hice Impro, y pienso que todos los actores deberíamos cultivar esta práctica de manera paralela.

El Impro es revelador si mismo para los actores. ¿Qué descubriste de ti?
-Jajajajaja, me da pudor, me salía una dominatriz, jajajaja pero no lo he explorado lo suficiente.

¿Por qué eres actriz?
-Soy una enamorada de la naturaleza humana, me deslumbra el ser humano porque tiene un potencial alucinante.

¿Te sientes mejor persona como actriz?
-La actuación es una manera maravillosa de visitar otras entidades, y entender otras lógicas que no son las mías.

¿Qué desprecias de la naturaleza humana?
-No se si sea parte nuestra, pero me parece despreciable el abuso infantil.

¿Y qué te conmueve?
-El amor, que mueve todos los ámbitos de tu vida.

¿Alguna vez haz hecho algo sin razón?
-Miles de veces, pero recuerdo que cuando tuve ocho meses en primer embarazo, regresé a mi casa a las seis de la tarde. Cuando entré me di cuenta que nos habían robado. Cogí un cuchillo y me puse a buscar al ladrón. Felizmente ya no estaba. Quería matarlo.

¿Te sientes satisfecha de ti?
-El año pasado me pregunté si hacía lo suficiente por ser. En 2008 fue para mi un año maravilloso, me redescubrí.

¿Qué te redescubriste?
-Un sentimiento de insuficiencia, lo que hacía no era suficiente para mí. Y es más que suficiente. Aprendí a decir no y poner límite. Hacerlo tiene que ver con tu dignidad. Así como el sí es un compromiso con el otro, el no es una defensa del espacio más privado.

¿No te dio cargo de culpa decir no?
-¡Sí...! Los cargos de culpa matan, me sentía egoísta. Pero lo más grandioso de redescubrirse es que uno se reorganiza emocionalmente.

¿Te molesta ser una mujer de base cuatro?
-No, por el contrario para mi es lo más sugerente y prometedor. Pero creo que tiene que ver con mi referente femenino: mi madre.

¿La admiras?
-Mi madre es una mezcla de pasión, vocación de servicio y sabiduría por los años que ha vivido, tiene 84 años. Ella es mucho más vehemente y radical que yo, tenía 29 años cuando se casó con mi padre que tenía 19.

Te operaste del busto ¿fue complicado?
-A mí me generó un pudor, no usé inmediatamente escote, andaba cubierta. Ahora, ya las tengo asumidas.

¿Te gustaría ser política?
-No. Me interesa la política, pero no hacer carrera.

¿Actriz para toda la vida?
-Sí, y probablemente me interese en otras cosas…

¿Cómo cuáles?
-Estudié el año pasado en Chile Coaching Ontológico. Uno aprende a conectarse con lo mejor del otro y lo mejor de una para potenciar las capacidades propias y ajenas. Uno se entrena.

¿Qué vas a hacer?
-Primero, estoy en mi propia búsqueda personal; y aún no sé en qué área desarrollarla. Pero la búsqueda en uno, pasa por el otro.

¿Con qué emoción te has encontrado?
-Con la gratitud. Desde que empecé a agradecer todo lo que tengo y lo que soy empecé a dejar de sentir que era insuficiente.

¿Se lo agradeces a Dios?
-También. Tiene mucho de divino, sagrado y espiritual.

¿Cómo te imaginas cuando tengas la edad de tu mamá?
-Insoportable…Pero antes de los 80 quisiera sentirme más serena y plena.

LAS MEJORES TELENOVELAS DEL 2008, PARA MÉXICO

Lima, 28 Enero 2009, (Tomado del diario Rumbo de México).- Hace unos días el diario Rumbo de México hizo un balance de lo que fueron las producciones mexicanas durante el 2008. Sin duda un interesante resumen que vale la pena reproducir por sino lo has leído. Noten que "Fuego en la sangre fue una de las preferidas en México.

Por: Betzabe Escobedo - Rumbo de México

En el año que concluyó, las televisoras Televisa y TV Azteca tuvieron una constante en su programación: las telenovelas, rubro donde el emporio de San Ángel se impuso ante el del Ajusco al anotarse un gran éxito con “Fuego en la sangre” y alcanzar altos niveles de rating. La producción de Salvador Mejía la protagonizaron Adela Noriega, Eduardo Yañez, Elizabeth Álvarez, Nora Salinas, Jorge Salinas y Pablo Montero, y concluyó el 2 de noviembre.

Para reafirmar su compromiso con la audiencia y en el afán de mantener sus producciones a la altura de la mejor televisión del mundo, en Televisa también se dieron a conocer melodramas como “Las tontas no van al cielo”, encabezada por Jacqueline Bracamontes, Jaime Camil y Valentino Lanús, que culminó su transmisión el 22 de agosto; y “Querida enemiga”, producida por Lucero Suárez y protagonizada por Ana Layevska, Gabriel Soto, María Rubio y Luz Elena González, que llegó a su fin el 10 de octubre.

Otras que de igual forma llegaron a la pantalla chica e incluso aún se pueden disfrutar son: “Alma de hierro” con Alejandro Camacho, Blanca Guerra, Jorge Poza y Adamari López; “Cuidado con el ángel” con Maite Perroni, Willian Levy, Helena Rojo y Laura Zapata; “Un gancho al corazón” con Danna García, Sebastián Rulli y Raúl Araiza; “En el nombre del amor” con Allisson Lozz, Sebastián Zurita, Arturo Peniche, Victoria Ruffo y Leticia Calderón; y “Juro que te amo”, con Ana Brenda Contreras, José Ron, Patricia Navidad y Florencia de Saracho.

Mención aparte merece “Mañana es para siempre”, producción de Nicandro Díaz que llegó a la pantalla chica el pasado 20 de octubre, con las actuaciones de Lucero, Fernando Colunga, Silvia Navarro y Sergio Sendel y, hoy por hoy, es una de las historias más vistas por el televidente.

Así como las producciones extranjeras “Victoria” y “Doña Bárbara” cuyos roles estelares fueron para Victoria Ruffo y Edith González, respectivamente. Esta última inició el 17 de noviembre y aún sigue al aire por Galavisión.

Mientras que TV Azteca dio la batalla con “Pobre rico pobre” (Luis Felipe Tovar, Víctor García, Patricia Bernal y Héctor Arredondo); “Contrato de amor” (Ximena Rubio, Leonardo García, Álvaro Guerrero, Francisco Angelini, Adrián Rubio y Danny Gamba); y “Secretos del alma” (Ivonne Montero, Humberto Zurita, Gaby Vergara, Saby Kamalich y Juan Manuel Bernal), que se ubicaron como los máximos aciertos de la televisora en este 2008. Otras que enfrentaron severos problemas fueron “Vivir sin ti” y “Tengo todo excepto a ti”, finalizando en poco tiempo de estrenadas su transmisión al aire, no obstante la calidad de sus libretos y el sobresaliente elenco con el que contaban.

Otras innovaciones en cuanto a su formato y su permanencia en pantalla lo ejemplificaron “Deseo prohibido”, una novela de tan sólo 50 episodios; “Cachito de mi corazón”, que del 13 de octubre al 5 de diciembre narró la divertida historia de una mujer y un hombre que debieron sortear los obstáculos que ellos mismos y la sociedad les impuso, para enamorarse y ser felices para siempre.

Por su parte, las minihistorias que no alcanzaron la victoria que se prometió fueron “Sexo fuerte” y “Caminos a la felicidad”.

En el renglón de producciones extranjeras, TV Azteca se anotó un gran éxito al presentar “Amas de casa desesperadas” (9 junio) con un reparto femenino compuesto por Lucía Méndez, Ana Serradilla, Julieta Rosen, Gabriela Vergara, Lorna Paz y Scarlet Ortiz, además de “Mi prima Ciela” (8 septiembre) que exhibió la eterna lucha de un amor destinado a la tragedia y al sufrimiento, a través de una inocente chica y su familia.

De esta manera, se demuestra que de nueva cuenta las telenovelas fueron las consentidas de gran parte del público televidente que favoreció con su preferencia a estas innovadoras y ambiciosas producciones.

lunes, 26 de enero de 2009

ESTRENO DE “LOS BARRIGA” INCREMENTA EN 90% EL RATING DE TCTV DE ECUADOR

Lima, 26 Enero 2009, (El Informante Perú).- El miércoles 21 de enero en el horario estelar de las 8:30PM, TCTV de Ecuador, lanzó la novela “Los Barriga” coproducción entre TCTV de Ecuador y Frecuencia Latina de Perú. Rodeada de una expectativa sin precedentes el elenco y parte del equipo de producción se reunió a ver el estreno, el que fue muy bien recibido por la audiencia ecuatoriana.

“Las expectativas por el lanzamiento eran muy altas. TCTV aumento en un 90% el rating en su hora y en un 147% para el sector de amas de casa en Guayaquil. Logramos un share de 25.6% a pesar de haber competido contra la sub 20 y el futbol local. En lo personal estoy súper feliz con los resultados ya que el lanzamiento previo a Natpe resultaba especialmente importante para nosotros por estar presentando la novela al mercado internacional. La audiencia definitivamente nos dio su respaldo” manifestó Miki Ivcher, productora ejecutiva de la serie y CEO de Frecuencia Latina International (FLI).

“Los Barriga” cuenta la historia de Tere Barriga, una inteligente, encantadora, tierna y gordita mujer, a quien el destino –a causa de su figura- siempre le ha jugado malas pasadas. Y esto aplica con especial énfasis en el amor, por lo que Tere se ha refugiado durante toda su vida en los libros, sus amigos y su familia. Pero un día el destino hará justicia, ya que Tere tendrá la oportunidad de emplearse en una empresa dedicada al suministro de personal femenino para protocolo, la organización de eventos y la asignación de bellas mujeres para la compañía de ejecutivos, lugar en donde encontrará el amor.

Como si se tratara de una Cenicienta moderna, Tere nos mostrará que no son los harapos o la apariencia lo que importa, sino la bondad y los sentimientos del corazón, lo que al final cuentan para conseguir los sueños y encontrar la ilusión que alimenta el espíritu.

“Los Barriga” es distribuida mundialmente por Frecuencia Latina International (FLI) y será lanzada al mercado internacional en Natpe.

PROTAGONISTAS DE "LOS BARRIGA" EN ECUADOR: JULIÁN GIL AFIRMA QUE HA TENIDO A ALGUNAS GORDITAS EN SU CAMA"

Fue la simpatica confesión de Julián Gil, protagonista de la telenovela "Los Barriga" ante un encantador público ecuatoriano delirante por el derroche de simpatía del actor argentino y de sus compañeras de reparto Claudia Berninzon y Marcela Ruete, quienes viajaron a Guayaquil para participar en la conferencia de prensa mediante la cual TC de Ecuador presentó “Los Barriga” una coproducción de TC Televisión (Ecuador) y Frecuencia Latina (Perú), distribuida mundialmente por Frecuencia Latina International (FLI), que promete acaparar la audiencia. La historia de Tere Barriga, una mujer hermosa por dentro y fuera y con un sobrepeso que le ha generado más de un inconveniente en su vida, ocupó hoy importantes espacios en las páginas de espectáculos de los medios ecuatorianos que resaltaron la producción peruano-ecuatoriano realizada en Perú y que cuenta con una importante participación de artistas locales. Estefanía Isaías, vicepresidenta de imagen de TC Televisión, explicó que la telenovela aborda el tema de la segregación que sufren las personas excedidas de peso. En ese sentido, la producción cumple un rol social de concientización, comentó.

“Los Barriga” se comenzará a transmitir en Ecuador en el horario estelar de las 20:30 horas. Y pronto llegará a las pantallas peruanas a través de Frecuencia Latina. Los protagonistas de la telenovela "Los Barriga" estuvieron promocionando la telenovela en Ecuador donde su presencia superó toda expectativa. (Fotos: Frecuencia Latina Internacional)

viernes, 16 de enero de 2009

ASESINAN A UNA ACTRIZ DE "PASIÓN DE GAVILANES"

Agencias, 16 Enero 2009, (Infobae-El Universal).- Liliana Lozano Garzón fue encontrada muerta en una zona rural de Colombia. Junto a ella estaba el cuerpo de un hombre, que sería hermano de un famoso narcotraficante de ese país.

El cuerpo baleado de Liliana Lozano Garzón, ex reina de belleza y actriz de Pasión de gavilanes, fue encontrado el pasado 10 de enero, en una zona rural al sur de Colombia, según informaron medios colombianos y españoles, pero hasta hoy se supo de la fatal noticia, al no ser identificada de inmediato.

Al lado del cadáver de la mujer se encontró también el cuerpo sin vida de un hombre, quien se presume era hermano del narcotraficante Leónidas Vargas Vargas, Fabio Vargas.

La colombiana Liliana Lozano, como actriz participó en La familia Cheveroni e Infieles anónimos, además de su breve aparición en Pasión de gavilanes, una de las telenovelas colombianas más exitosas, producción de Telemundo y RTI Colombia, la cual fue vendida a más de 40 países.

Su último trabajo como actriz fue en la telenovela La dama de Troya, donde dio vida a Carmentea, personaje que obtuvo por haber sido Reina Nacional del Bambuco.

Liliana era oriunda de Guatavita, un municipio cerca de Bogotá. Además fue reina del Bambuco del Caquetá en 1994 y Reina Nacional del Bambuco en 1995.

Versiones extraoficiales señalaron que Lozano y Vargas llegaron procedentes de España el 9 de enero pasado, y al día siguiente en el municipio de Pradera, Valle del Cauca, localizaron los cuerpos de un hombre y una mujer, baleados, torturados y amarrados de pies y manos, quienes no tenían ninguna identificación, por lo que permanecieron en la morgue como no identificados.

Sin embargo "con el apoyo de la división de la Policía Judicial se logra identificar la identidad de los cuerpos. La señora corresponde al nombre de Liliana Andrea Lozano Garzón, de 30 años, y el hombre es Fabio Vargas Vargas, de 47 años", dijo Nelson Aceros, comandante de la policía del departamento del valle del Cauca, en entrevista con el noticiero colombiano RCN, quien aseguró que los móviles del crimen aún son materia de investigación, pero podría tratarse de una venganza entre narcotraficantes, publicó el sitio web de la revista People en español.

Algunas versiones apuntan que el cadáver de Fabio Vargas fue identificado por su ex esposa, Diana Sánchez, y fue ella quien confirmó que existe un parentesco sanguíneo entre Fabio Vargas y Leónidas Vargas Vargas, asesinado a tiros la semana pasada en el hospital 12 de octubre de Madrid, España, donde seguía un tratamiento contra una enfermedad pulmonar.

Familiares de Liliana Lozano confirmaron que la actriz mantenía una relación con Fabio Vargas desde hace tres años.

Asímismo, dijeron que Lozano celebró la llegada del Año Nuevo con su familia en su residencia de La Gaitana de Neiva, Colombia.

Según relató Luz Dary Lozano, hermana de la víctima, la actriz les informó que haría un viaje repentino sin darles más detalles. Sin embargo, ella no se volvió a comunicar con su familia y tampoco contestaba su teléfono móvil, hasta que el martes, alrededor del mediodía, recibieron la fatídica noticia, publicó elpais.com.co.

Leónidas Vargas Vargas, quien se presume era hermano de la pareja de Lozano, en España usaba la identidad de Antonio Ortiz Mora, era considerado un importante cabecilla del narcotráfico en Colombia en los años 80 y 90 y se le relacionaba con el desarticulado cártel de Medellín.

miércoles, 14 de enero de 2009

MAGNOLIA MERINO: CUANDO LA ANTIPATÍA NO ES BUENA CONSEJERA


Lima, 14 Enero 2009, (El Informante Perú).- Llega a su final una de las series más discutidas e intrascendentes de los últimos meses. Se trata de “Magnolia Merino” un producto regularon que ni por asomo logró la tan ansiada sintonía y que terminó por confirmar (por lo menos al cierre del 2008) que el oportunismo y la improvisación deben ser dejados de lado definitivamente. Pero que va, como no hay otra cosa que mostrar (porque el cerebro no piensa y la plata no alcanza) entonces ya se anuncian las vidas de Abencia Meza, Jacqueline Beltrán y algunas otras “historias” más.

Como todos sabemos la miniserie narra la historia de Magnolia Merino (muy bien Ebelin Ortíz), una periodista llena de envidia e infelicidad que empezó trabajando en la revista "Oídos" en la sección de espectáculos. La fealdad de Magnolia hace que Gonzalo Garland (muy bien Javier Echevarria), gerente de Canal 10, se interese en ella como la nueva periodista del espacio "Duela a quien le duela", bautizándola como La fea de la televisión peruana. Su falta de belleza hace que ningún hombre se fije en ella, solamente su productor, Percy Fuentes (Luis Cáceres).

En "Magnolia TeVe" se difunde grabaciones, denominadas "ampays", de artistas y futbolistas de la farándula peruana en situaciones personales. Ahí, tiene a cargo a reporteros, que se hacen llamar 'los cuervos', entre los cuales está Rayo Córdoba "El Zorro viejo" (como siempre aceptable Sergio Galliani), Boris (André Silva), Claudia (Stephanie Orué) y Nelson (Oscar Beltrán). Con el paso de la historia, se va contando como Magnolia pasa de una casa alquilada en Huacho, a una lujosa mansión en uno de los barrios más adinerados de Lima, con su inseparable "tía Flora" (Irma Maury) y un espejo que siempre le recordará que nunca logrará ser bella.

Más adelante, autodenominándose "La cuerva", cometerá un error que le costará la cárcel. Benito, su ex-guardaespaldas, (Gustavo Cerrón) que empieza a trabajar como reportero de su revista, capta fotos del futbolista Paulo Ferreyros con una modelo saliendo de un restaurant local, un día antes de un partido importante. Ferreyros ganó el juicio hacia Magnolia siendo condenada a seis meses de prisión. Magnolia fue encarcelada junto a su productor, y con el paso de los meses Magnolia comienza a enloquecer.

La miniserie es dirigida y producida por Michelle Alexander para su empresa Del Barrio Producciones cuyo guión está a cargo de Eduardo Adrianzén y Victor Falcón.

Desde el arranque nadie dudaba que está serie era hecha con un solo propósito, colgarse de la imagen de la conductora de televisión, Magaly Medina, para obtener buena sintonía. Sin duda, los productores esperaban, con esta serie, que el rating esté a su favor, sobretodo cuando, a portas, de iniciarse las grabaciones, Magaly es encarcelada por el caso que todos conocemos con lo que su historia tuvo que sufrir “cambios” y retratar obligatoriamente esos momentos que dividió a un país que, quiéranlo o no, simpatiza o aborrece a la conductora de televisión.

Pero a pesar de ello, observando esta miniserie vemos que tiene muchos logros a nivel técnico a la par de contar con actores tan competentes y con mucha experiencia que podrían, si hubiera existido un buen guión, aportar mucho en las escenas consideradas claves.

Es que Alexander quiso asegurar audiencia y encomendó a Eduardo Adrianzén confeccionar una historia basada en Magaly Medina. Y ahí, al parecer, la productora “cavó la tumba” de esta producción.

Y es que, los que hemos seguido las historias elaboradas por Adrianzén sabemos que a lo largo de toda su carrera como guionista lo único que hace, aparte de volver a seguir con la misma temática de “Los de arriba y Los de abajo” (ATV-1994) es parodiar y hasta, a veces, incluir dentro de sus historias a las figuras televisivas más populares y discutidas de nuestra televisión. Además de planificar las características del personaje, ni siquiera con imparcialidad, sino agregando esa antipatía y hasta ese asco que le produce alguna de esas populares figuras y allí resbala porque no se puede ser “juez y parte” en una historia donde el guionista debe saber que somos los televidentes los que juzgaremos su producto.

El que ha seguido a Adrianzén sabe que a sus “estrellas preferidas” las ha incluido en cuanta producción tuvo, desde “Todo se compra, todo se vende” (Frecuencia Latina 1997), “Que Buena Raza” (Frecuencia Latina-2001), ó “Baila Reggaeton” (América Televisión- 2007), por dar algunos títulos donde las Gisela, Magaly, Laura y hasta Bayly, han sido puestos con el propósito de lograr más sintonía mediante el debate y la polémica que suscita verlos retratados y parodiados a pesar que ni por asomo deberían estar en una historia que para nada los necesita.

Por ello no extrañó que Adrianzén escogiera la caricatura visual para mostrar a Magaly como lo que él piensa que debemos conocer, vale decir retratándola como un ser repulsivo porque esta Magnolia Merino no tiene nada de positivo, pero sí mucho de negativo. Es mala, carroñera, cruel, envidiosa y hasta acomplejada. Adrianzén considera que retratarla caricaturescamente le sirve de fachada para mostrarla en pantalla como lo que supuestamente es. Allí nuevamente sale a relucir el Adrianzén que todos conocemos. “No me gustas, me resultas insoportable y por eso te retrato así”. Para colmo pretende dar a su historia cierta moralina, una lección que, por cierto, nadie le ha pedido.

Y lamentablemente para Adrianzén, el público lo percibe desde el arranque por lo que luego de la lógica expectativa inicial la serie comienza su descenso. Las historias paralelas son meras referencias sin ningún apoyo dramático que pueda interesarnos porque todas tienen un problema, una consecuencia y “una lección de vida” del que debemos aprender (¿?), como la angelical Claudia y su abuelito Tato, un periodista de antaño quien cree en el periodismo transparente y pulcro, o la historia de Boris, el camarógrafo, a quien le cae una hija de la noche a la mañana y hasta la intrascendente historia de Roque Antesana quien tiene que irse a vivir fuera del país para subsistir. Como se observa, todas tienen “una lección” que debemos aprender y todas son lo contrario a la vida de Magnolia que directa o indirectamente hace daño a estos personajes. Es que para Adrianzén, Magnolia es todo lo cruel posible y su entorno todo lo angelical posible.

Por ello es que se percibe un afán de tratar de destruir la imagen de Magaly, pero de tan mala forma, que ya nadie cree lo que ve. Y ojo, que la serie empieza bien, sobretodo con lo que queríamos observar todos, el encierro de la periodista y los lloriqueos de Percy Fuentes, algo que se piensa sucedió. Pero de allí para adelante cuando empieza el flashbacks respectivo la serie se desdibuja porque se nota la falta de un mayor trabajo de investigación unido a un desleal acto de destrucción del personaje. Y eso se puede ver en la famosa escena en que la "tía Flora" trata de decirnos que Magnolia consume cocaína. Algo que muchos lo piensan, pero que nadie lo ha probado. ¿Cómo se puede hablar así de un personaje que, para colmo, tiene mucho de real que de ficticio?

En biografías de este tipo, nosotros recordamos con agrado, “Calígula, el ángel vengador” (Iguana-1994), una historia que fue tan bien realizada que constituyó el inicio de las grandes producciones de Lucho Llosa. Allí se relata la historia de Calígula, ese tristemente celebre personaje, con tan gran maestría que muchos observamos que dentro de la vida del personaje se le inyectó algo de imaginación, por ejemplo, el dar a entender, en su atractivo final, que el gobierno de la época tuvo algo que ver con la eliminación del mencionado personaje. Es que toda la historia tiene mucho de investigativo como mucho de irreal, pero es tan bien balanceado que entretiene, gusta y hasta apasiona. Llosa no nos dijo en esos instantes: “Calígula fue un mal ejemplo, por ello vamos a mostrar al televidente, como acaban esos personajes”. ¡Pamplinas!, no necesitamos enseñanzas sino entretenimiento. Por eso resbala Magnolia Merino porque Adrianzén quiere destruir al personaje y pretende darnos un lección de ética y moral, cuando nadie se lo ha pedido ni mucho menos queremos. Lo que deseamos es saber mucho de la vida de Magaly. ¿Cómo llegó a la televisión? ¿Qué hizo para ser famosa” entre otras interrogantes. Claro, muchos dirán, todo eso lo conocemos. Y no es así, la conductora a pesar de sus excesos y exabruptos fue hábil porque planificó su ascenso. Supo con quien “rivalizar”. Fue la que utilizó los titulares de los diarios para enfrentarse con personajes públicos y poder obtener algo de imagen y fama que en esa época no tenía y eso no se investiga, queda en el ¿Qué?, y en el ¿Cómo?. Por ejemplo, el suceso que tuvo en “Fuego Cruzado” fue tan irregularmente realizado cuando es allí donde Magaly comienza a ser conocida. Hay detalles que Adrianzén omite en la vida de Magnolia todo por su empeñoso afán de mostrar sólo el lado negro de la conductora, todo porque para Adrianzén, el éxito de Magnolia radica en su ambición y su resentimiento por haber nacido fea.

Es por ello que nadie reconoce la buena actuación de Ebelin Ortíz sencillamente porque es en ella donde se destilan los odios del público ante el poco atractivo que tiene esta historia. No obstante creemos que Ebelin ha construido muy bien el personaje, las risas, sus gestos son propios del personaje que representa. Estamos seguros que si existiría un buen guión los resultados serían otros. No es bueno vivir de odios porque los personajes se retratan, no se puede juzgar y ser un juez parcializado en una historia donde es el público quien decide y observa cuando algo le gusta y cuando no. Sin duda “Magnolia Merino” debe constituir una reflexión para este par de profesionales que esperamos saquen las conclusiones respectivas para no repetir tremendo papelón en historias que si no están bien construidas, mejor no mostrarlas. Y, así quería hacer Alexander, la vida de Gisela. ¿Cómo la hubiera retratado? Seguramente angelical y celestial, dada su cercanía con la conductora. No se puede medir con diferente vara a los personajes de los cuáles se intenta explotar, ya que, el público no es tonto. El público tiene la televisión, los periódicos, las revistas y ahora el internet donde tranquilamente puede sacar mejores respuestas de las que nos ofrecen estos productores que no hacen nada por mejorar nuestras producciones locales. Esperemos que Adrianzén deje descansar a tanto personaje televisivo porque su profesionalidad y ahora su credibilidad están de por medio.
(*) rmanrique@elinformanteperu.com

lunes, 5 de enero de 2009

FUEGO EN LA SANGRE: UNA BUENA HISTORIA DESPERDICIADA POR TELEVISA


Lima, 05 Enero 2009, (Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Hace exactamente un año atrás escribíamos nuestra poca expectativa por la versión mexicana de “Las aguas mansas” aquella buena historia colombiana que tuvo su mejor versión en la clásica “Pasión de Gavilanes”. Y no porque ninguneemos a Televisa. Ya que, su calidad profesional, precedida por años de buenas producciones, está fuera de discusión, pero al observar su tan poco atractivo casting y el escuchar por la propia declaración del productor que “…se dejarán de lado las historias paralelas y se incidirá en la pareja protagónica…”, intuimos que ello iba al fracaso o a la irregularidad tan propia en las producciones mexicanas en los últimos años.

Dado todo el debate que se suscitó alrededor de nuestro primer artículo (en especial por las fans de Adela Noriega) es que ahora que el producto está terminado hacemos nuestro comentario respectivo.

“Fuego en la Sangre” es la historia de tres hermanos, Juan (Muy bien Eduardo Yáñez), Oscar (irregular Jorge Salinas) y Franco Reyes (bien Pablo Montero) que ante la tumba de su hermana Libia (Sherlyn), juran vengar su muerte. Libia muere en circunstancias extrañas.

Después de haber sido seducida por Bernardo Elizondo (Carlos Bracho). Para cumplir su juramento, se dirigen a la hacienda Elizondo, dispuestos a todo, consiguen trabajo en dicho lugar, con el fin de investigar quien es el responsable de la muerte de Libia. Es trabajando como conocen a las tres hijas de Gabriela (irregular Diana Bracho) y Bernardo Elizondo: Sofía (irregular Adela Noriega), Sarita (Nora Salinas) y Jimena (Muy bien Elizabeth Álvarez).

Dicho encuentro cambia el rumbo de la venganza de los Reyes, pues deciden, que en lugar de cometer un delito que los perjudique, mejor seducirán a las hermanas y luego las abandonarán para que vivan en carne propia el sufrimiento que tuviera Libia, antes de morir.

La telenovela constituye la tercera adaptación de la historia de Julio Jiménez cuya primera versión (1994) fue un éxito en Colombia aunque con regulares resultados en otros países. (En el Perú ni se vio la trama original). Pero la siguiente versión a cargo de la unión de Telemundo con RTI Colombia (2003) está considerada como un clásico de nuestros tiempos por el éxito masivo que tuvo en varios países, incluido el nuestro.

La adaptación de esta nueva versión, a cargo de Liliana Abud, tiene mucho de “Pasión de Gavilanes” que de “Las aguas mansas”. Lógicamente Televisa compró el guión de Jiménez pensando en el éxito que tuvo la versión de Telemundo y sobre esa base hace su propia adaptación.

La primera vez que tuvimos contacto con esta historia fue al observar “Pasión de Gavilanes” que en estas mismas páginas ya la habíamos comentado. Y dos fueron nuestros primeros recuerdos. Primero recordar “Hermanos Coraje” (Telesistemas Mexicanos- 1973). Una historia de Jeanette Clarke sumamente exitosa en el Perú (en un momento en que ya se sentía el retroceso de nuestras producciones locales) y que sorprendió su éxito porque su trama era un poco pesada para una época en que ya las historias sobre “el joven rico y la muchacha pobre” predominaba en el gusto popular al cien por ciento (el ansía por buscar el “dichoso” diamante por parte de Juan Coraje, consumía parte de los más de 80 capítulos y eso lo tornaba insoportable), a la vez que no había un amor “de telenovela” que pudiera convertirlo en “memorable” (la historia entre Lina y Jerónimo Coraje muchas veces sobrepasaba en atención a la que, se suponía, era la pareja central, como era el romance entre Clara y Juan Coraje). Pero con todo, la historia funcionó por el gran complemento actoral ahí presente y por la gran cantidad de “leyendas vivientes” de la actuación que ahí se encontraron y que reforzaron una historia tan propia de aquellas rancheras de los años 40 donde el argumento central es el amor entre el pistolero y la “muñequita” del campo.

Pasaron muchos años hasta que Argentina revivió esta historia en un desastroso remake protagonizado por Andrés García y Salvador Pineda (tal vez los más indicados, en esos momentos, en encarnar a los hermanos Coraje), pero la pose de divos de ambos y la poca consistencia del argumento lo echaron a perder. Ni que decir de la versión brasileña, poco conocido en muchos países donde ni siquiera se emitió.

Parecía que no volveríamos a encontrar otro argumento parecido. Claro antes ya Televisa había producido historias de ese tipo, pero sin el éxito que tuvieron las clásicas novelas rosa. De Televisa nosotros recordamos con agrado “La gloria y el infierno” (Televisa 1986) una historia diferente, fuerte y hasta desgarrada en la que se lucían Ofelia Medina y Héctor Bonilla. Pero nunca llegó esa historia de amor ranchero que atrapara a la teleaudiencia en el mundo entero. Hasta que apareció esta historia de Julio Jiménez cuya telenovela original difiere en mucho a la de sus “dos hermanas” que llegaron después. Recordemos que la trama originalmente está ubicada en Bogotá a finales de los años cuarenta y que difiere casi en su totalidad a lo que se produjo después. Cuando llegó “Pasión de Gavilanes” es donde se convierte en un clásico indiscutible de este nuevo siglo (Para este redactor la historia de Telemundo es una de las mejores producidas en estos últimos tiempos junto a la versión de “Rubí” protagonizada por la bella Bárbara Mori que, a pesar de no ser mexicana, tuvo mejor suerte que Silvia Navarro cuyo debut en Televisa ha resultado de lo más intrascendente en la que se supone es su “gran estelar”, pero a la que se le relega por darle la totalidad del crédito a Lucero que sin tener una descollante interpretación destaca más en “Mañana es para siempre”, pero eso es otra historia que comentaremos pronto).

Finalmente, en segundo lugar, algo que se nos vino a la mente era pensar que “Pasión de Gavilanes” indiscutiblemente tenía que tener su versión mexicana. Y es que la trama concebida por Telemundo tenía como base aquellas historias charras de los años cuarenta, donde los ranchos, el romance nato, el tequila y sobretodo las canciones rancheras se prestaba para que Televisa produzca una historia que haga soñar y embobar a los que mayoritariamente prefieren este tipo de producciones. Recordemos que si bien “Los hermanos Coraje” fue un éxito, tuvo que llegar “Pasión de gavilanes” para que la trama se centre en una historia de amor inusual para este genero (tres hermanos que se enamoran de tres hermanas) y con ello convertirlo en un clásico.

No obstante el resultado fue diferente en México porque Liliana Abud (guionista) y Salvador Mejía (productor), al parecer, se preocuparon más de la competencia interna que tienen con Azteca Televisión, olvidando al sector internacional. Aunque claro Televisa se puede dar “esos lujos”, a estas alturas porque, obviamente, debían preocuparse por el bajo rating que dejo en México su anterior producción llamada “Pasión (Televisa 2007) y sacrificaron una historia que pudo convertirse en un clásico internacional para ellos y que no paso de ser un mero producto localista soso y poco atractivo.

Es que, primero que nada, la historia de los hermanos Reyes se convirtió en la historia de Juan Reyes ya que, inexplicablemente, se condiciona la trama y se centra en una sola parejita protagónica que nunca alzó vuelo, a pesar de lo bien que está actuando Eduardo Yáñez. Recordemos que la historia está trazada para presentar una “gran historia de amor entre 3 hermanos que se enamoran de 3 hermanas”. Como decíamos, líneas arriba, algo poco visto dentro del mundo de las telenovelas. Solamente Julio Miguel Rondón en Venezuela con “Amazonas” (Venevisión-1984) se animó a escribir algo parecido.

Aquí Mejía y Abud conciben una historia que centre su atención en Sofía y Juan y que sean ellos quienes lleven todo el peso protagónico con lo que destroza el guión. En esta versión charra ni Franco ni Oscar Reyes tienen mayor trascendencia. Están casi imposibilitados de actuar, todo porque la libretista y el productor así lo concibieron. Por ello, la trama comienza a desdibujarse, y en su sed de sintonía comienzan a “experimentar” dentro del guión presentando una serie de personajes que entran y salen sin aportar en nada a la historia. Primero se realiza un retroceso hacia la vida familiar de los Reyes con lo que la telenovela muchas veces se aparta de la idea central convirtiéndolo en algo poco interesante. Para mala suerte, Ninel Conde se retira de la telenovela y su personaje es sacado de la historia que originalmente era un personaje importante dentro de la telenovela y no encuentran mejor “alternativa” que haciéndola “revivir” mediante sueños con el malo útil de Fernando (Guillermo García Cantú) que comienza bien, pero luego se desdibuja completamente.

Con esta producción se observa una de las costumbres que tiene Televisa y sus profesionales que siempre apelan a lo mismo. Y claro, porque eso les ha dado éxito y es lo más fácil a seguir. Es la concepción que tienen de la telenovela como producto. Aquí, los personajes tienen los mismos estereotipos que la gran mayoría de sus producciones, los malos son muy perversos y los buenos derrochan una bondad excesiva que casi llegan a la estupidez, (por ejemplo el padrecito interpretado por René Casados puesto por Liliana Abud que nunca aparece en las dos versiones anteriores). Aunque olvidan que es el guión el que finalmente puede decidir el destino de la producción por más que nos muestren dentro de la telenovela a toda su plana de grandes figuras del espectáculo mexicano.

“Fuego en la sangre” tenía en la historia de Jiménez, todo para convertirse en suceso indiscutible. Porque la trama estaba pensada en algo que lamentablemente no tenemos los latinoamericanos. Y eso es aquel “paraíso terrenal” que significa el folklore mexicano y sus costumbres rancheras. En muchos países todavía queremos y admiramos las viejas películas de Pedro Infante y Jorge Negrete, ídolos indiscutibles que montados a caballo, a punta de balazos o golpes, se llevaban a la bella muchachita de la hacienda. Porque si Mejía nos brindó burdas fantasías, la cosa tenía que ir completa. No necesitaba de tanto actor sino darle, por ejemplo mayor protagonismo a Pablo Montero, dejar viva a Rosario reemplazándola por otra actriz y haber empezado mucho antes con Ruth Uribe (muy bien Susana Zabaleta). Porque, francamente, lo demás es para llorar.

Convierten al pobre abuelito de las Elizondo (Joaquín Cordero) en un niño grande, casi un débil mental que parece casi una proeza que sea él quien encuentre solución a los muchos problemas de la familia. Como extrañamos al gran Jorge Cao quien logró una gran caracterización de “don Agustín” en la versión de Telemundo. Nosotros siempre pensamos que ese rol estaba hecho para el gran Andrés Soler, notable actor mexicano de los años cuarenta, ya desaparecido, quien sería el actor ideal para interpretar al abuelito de las Elizondo. Un “macho” de antaño que no había perdido el gusto por las mujeres y el buen vino a pesar de estar postrado en su silla de ruedas. Pero claro Abud convierte en esta versión charra a “don Agustín” en un “niño viejo” cuya desgracia es por obra y gracia de doña Gabriela que se transforma en “la mala más mala de la historia” (¿?), pero que desgraciadamente sus maldades no provocan odio sino desazón porque Diana Bracho es una buena actriz, pero nada puede hacer por demostrar sus dotes histriónicas porque el guión no le permite desenvolverse ni lograr sacar algo de su gran “cosecha personal”. Es que Abud la convierte en un ser reprimido cuyo mayor valor es irse a la cama con Fernando, en donde, para colmo, ello se produce en los cinco primeros capítulos de la historia con lo que quita interés por algo que en “Pasión de Gavilanes” y en la misma “Aguas mansas” recién vimos con sorpresa e interés a mediados de la telenovela dando paso a que ella pase de despiadada a mala convirtiendo ese interés en curiosidad por saber cual será el siguiente paso de Gabriela y si será capaz de seguir traicionando a sus hijas.

Por otro lado, dentro del grupo de actores sobresale Eduardo Yáñez que luce muy bien en su rol mientras Elizabeth Álvarez no nos deja extrañar a Paola Rey (Jimena en la versión de Telemundo), ya que felizmente Abud mantiene las características de dicho personaje y ello permite la desenvoltura de esta joven actriz que ya merece un estelar en Televisa, sobretodo, ahora que dicha empresa esta huérfana de galanes y primeras actrices.

Es que viendo lo pasado y presente, concluimos que Televisa adolece de primeras figuras. Ya las figuras de los ochenta y noventa bordean los treinta y cuarenta años y urgen de nuevos valores que reemplacen a indiscutibles figuras, que a pesar del tiempo, a veces se consagran y sobrepasan a las nuevas estrellitas, como es el caso de, por ejemplo, “En nombre del amor”, donde las Laura Flores, Victoria Ruffo, Leticia Calderón, Arturo Peniche, Alfredo Adame y hasta Víctor Cámara (que a pesar de ser venezolano, conserva su porte de galán) le dan una lección a “las nuevas figuritas” mexicanas que estelarizan dicha producción con irregulares resultados y que ya comentaremos en su momento.

Sin embargo aquí no hay mucho que discutir del elenco, que hace lo que puede, a pesar que, por ejemplo, en muchas tomas se nota que Adela Noriega ya no está para ser de muchachita angelical. Pero con todo, es la historia misma la que malogra esta producción, un guión mal ideado y pobremente enfocado que por buscar "diferencias y sintonía" malograron una historia que tranquilamente pudo ser bien estructurado porque, a pesar, de ser escrito originalmente por un extranjero (colombiano). Con el tiempo y ya con “Pasión de Gavilanes” que se convirtió en una historia ranchera, que pasó a formar parte del costumbrismo mexicano. Ese que tanto gustamos muchos en varias partes de latinoamérica. Porque, a pesar de los años, todavía estamos compenetrados con Pedro Infante, Luis Aguilar, Jorge Negrete quienes llevan en “su córcel negro” a una Gloria Marín, Silvia Pinal, y tantas grandes del cine mexicano.

Es por ello que siempre dentro de una historia extranjera, sea colombiana, peruana, argentina o venezolana existirá dentro de un guión algo del sentir mexicano porque, quiéranlo o no, hemos hecho suyo ese romance, esas borracheras, esos golpes y sobretodo esas canciones rancheras inmortales que aquí en “Fuego en la sangre” ni siquiera se tomaron la molestia de crear un soundtrack más acorde con la telenovela porque, solamente el tema principal, “para siempre” interpretado por Vicente Fernández, es la mejor canción escuchada. El resto de temas, son irrelevantes, encima algunos muy antiguos y poco inspirados, a pesar que Pablo Montero se defiende como cantante.

Como nos seguirá gustando a los latinoamericanos ese sentir mexicano que ya Colombia ha producido “La hija del mariachi” (RCN-2006) que recién se pasa en el Perú, pero cuya producción está tan bien realizada, que en nada desmejora el poco atractivo actoral que allí se presenta. En nada comparado con el catalogo de actores que tiene Televisa. Pero que sin tanta “pose e imagen” esa producción es mucho mejor que “Fuego en la sangre” y que tranquilamente puede ser adaptada en poco tiempo por Televisa. Desde ya proponemos a Pablo Montero y a Lucero porque ambos tienen experiencia actoral y sobretodo cantan. Algo que en la original colombiana, los actores utilizan el playback respectivo de otros cantantes porque ellos no cantan ni "pío", pero por lo bien producido y lo interesante de su historia, poco importa eso. Desde ya pensamos que “La hija del mariachi” debe ser adquirida por Televisa a no ser que ya lo tenga Telemundo. Eso sí, esperemos que no sea tan desastrosamente producida como esta versión que no pasó de regular para abajo. Aunque por allí reciba uno que otro “premio” que siempre está a la orden del día con sus intereses respectivos. Con todo, “Fuego en la sangre” fue un producto meramente local y poco interesante que no caminó en el extranjero aunque haya tenido sintonía en su país de origen. Una pena.

www. elinformanteperu.com
(rmanrique@elinformanteperu.com)